Ana, una mujer con filofobia

 

Nada como un ejemplo real, el caso de Ana.

Ana es una mujer de 35 años que descubrió hace relativamente poco tiempo que tenía filofobia.

Admitía sentir un sentimiento un poco egoísta.



Salía con muchos hombres, pero no se comprometía con ninguno. El miedo al compromiso predominaba en cada relación que tenía.

De hecho, cuando escuchaba la palabra "te quiero", saltaba en su mente una alarma de "¡¡ten cuidado!!", "¡¡peligro!!", como si una amenaza viniera de repente a su interior.

Ella misma decía que tenía muy bien cuidado y delimitado su espacio y su tiempo y no le gustaba que los demás entraran en él.

Tenía relaciones sexuales con algunos de los hombres con los que salía, pero cuando terminaba sentía ganas de salir corriendo y huir de su lado..

Admitía no sentirse igual en la cama de otro o que otra persona se quedara mucho tiempo en la suya.

No podía dormir teniendo a alguien a su lado que la abrazara o que iniciara algún tipo de gesto que fuera más allá del simple acto sexual.

Ana pensaba que tenía miedo al amor, pero en realidad no era eso.

De hecho ya hemos hablado en varias ocasiones el falso concepto de creer que la filofobia es miedo a enamorarse.

Lo que en realidad sucedía es que tenía miedo a otras muchas cosas.


  • A perder su individualidad
  • A perder su libertad
  • A sentirse abandonada
  • A que esa persona no responda de la forma que ella tenía idealizada

Cuando alguna de las personas con las que había mantenido relaciones sexuales, empezaba a sentir algo especial por ella y se lo mostraba, Ana realizaba una serie de patrones de conducta propio de las personas con filofobia:

  • Empezaba a marcar distancia
  • Se volvía mucho más fría con esa persona
  • Evitaba tener contacto con ella
  • No contestaba sus llamadas ni sus mensajes

¿Y con qué objetivo?

El de no involucrarse demasiado y no iniciar en ningún momento ninguna relación seria o noviazgo con esa persona.

Ella misma admitía que lo que deseaba en esos momentos era tiempo y por eso era como si pusiera su relación con esa persona en el frigorífico para que se enfriara un poco.

A partir de ese momento, Ana empezaba a resaltar los defectos de ese hombre que intentaba algo más serio con ella.

Se fijaba en los defectos y los generalizaba, haciendo que todas las virtudes que tenía ese hombre, quedaran ocultas y pasaran a un segundo plano.

Empezaba a resaltar lo malo y a basarse en ello para autoengañarse y quedarse tranquila consigo misma del porqué esa relación no podría funcionar.

Un método de auto-satisfacción para justificar sus miedos.

Su mente necesitaba sentir que el miedo que experimentaba era correcto y justificado.

Pero Ana seguía creyendo que lo que ella hacía era una forma de defenderse.

Una manera de protegerse para que no le hicieran daño.


La nueva Ana


Cuando Ana acudió a mí en busca de ayuda, se dio cuenta de varias cosas muy importantes que la hicieron comprender el porqué no conseguía superar sus temores.

No se conocía lo suficiente como ella misma creía.

Cuando decidió cambiar la relación que tenía con sus miedos, todo cambió.



Lo que pensaba sobre las relaciones, el compromiso y el sentir amor por alguien, cambiaron totalmente.

El miedo que tenía a tener una relación seria con alguien o simplemente a enamorarse de esa persona, empezó a debilitarse poco a poco.

Ese temor pasó de ser el problema, a convertirse en su aliado.

Un aliado que le ayudaba a mejorar en el enfoque que tomaba cuando tenía una relación con alguien.

Ahora Ana es una nueva persona, una persona libre de miedos.

Sus temores hacia algo o alguien, ahora pueden ser controlados perfectamente y no influyen en su toma de decisiones.

Ella es quien gobierna y controla sus sentimientos y lo que quiere conseguir en su vida.

Ana pasó de llevar una vida repleta de miedos y dudas a tener una vida libre y colmada de emociones y sentimientos claros y sobre todo....positivos.

¿Todavía sigues pensando que es difícil superar la filofobia?

Pues te invito a que te suscribas a este blog y te unas a nosotros. Una comunidad de personas que han superado sus miedos y ahora son libres emocionalmente.

¿Te parece buena idea? ¿Quieres dar ese paso?


No hay comentarios:
Deja tus comentarios