¿Tengo filofobia cuando me da miedo que mi pareja me pida matrimonio?

 

Pues depende.

Generalizar este tipo de conceptos no es bueno.

Tener filofobia engloba ciertos aspectos y características (dependiendo de cada persona en cuestión), que pueden darse también en personas que tienen miedo a que su pareja les diga "¿Quieres casarte conmigo?".


Sin embargo, este miedo al matrimonio no tiene porqué englobarse obligatoriamente como un problema de filofobia.

Casarte significa muchas cosas y por tanto la situación cambia mucho.


¿Qué significa el matrimonio?



Pues también depende.

Perdona si soy tan relativo, pero es que es así.

¿Eres creyente y crees en Dios?

Pues el matrimonio supone la unión de por vida entre un hombre y una mujer.

¡¡¡DE POR VIDA!!!

El divorcio no existe, la separación tampoco.

Esta persona con la que te casas, te acompañará hasta tu lecho de muerte.

¿Eres ese tipo de persona? Pues ya sabes la seriedad de este asunto.

Si no es así y ni tan siquiera has tenido tiempo de perfeccionar tus creencias y preguntarte el porqué de cada cosas que pasa en la sociedad que te rodea, pues el matrimonio puede que signifique una simple celebración que conmemora la unión formal entre una pareja.

Nada más. Así de simple.

¿Y qué quiero decir con esto?

Pues que el miedo que le tengas al matrimonio, dependerá de cómo lo interpretes.


Primeramente tendrás que preguntarte qué significa para tí ese acto.

Y luego procederemos a buscar una solución, (si es que existe el problema).

Sentir miedo por una palabra, incluso antes que sepas lo que significa para tí, es algo ridículo, ¿no crees?.

Por tanto, vamos a empezar a aprender a ralentizar las cosas y a eliminar ese estúpido efecto automático que nuestra mente crea en nosotros.

Por ejemplo, para mí el matrimonio significa un paso en el que me entrego a mi mujer en todos los aspectos.

Ella es poseedora de mi cuerpo y yo del suyo.

Es un contrato que no es posible rescindir ni dar por terminado.

Precisamente hay tantas tasas de separaciones y divorcios por las infinitas posibilidades que existen de tener soluciones alternativas.

Las parejas se pelean o tienen problemas y directas al juzgado a separar lo que han hecho.

Sin luchar tan siquiera por intentar restaurarlo.

Pero bueno....vamos al grano.

¿Qué significa para tí el matrimonio?


Ya te he dicho lo que significa para mí.

Esto hace que cuando le pedí matrimonio a mi mujer, tuviera miedo.

¡¡Pues claro que lo tuve!!

Pero no porque tuviera filofobia, sino por muchos aspectos distintos.


  • Tendría que fabricar otro estilo de vida.
  • Perdería mi intimidad y todo tendríamos que hacerlo juntos.
  • ¿Y si me surgen dudas en el futuro? ¿Y si realmente no la quiero tanto como me imagino? ¿Y si después dejo de quererla? ¿Y si luego ella no me quiere tanto como yo a ella? ¿Y si estoy firmando una condena de por vida a estar con alguien pase lo que pase después?.
Muchas dudas surgen en tu interior, igual que salieron en mí. 

Pero si te das cuenta, todas ellas basadas en suposiciones que no se correspondían con mi realidad actual.

Yo quería a mi mujer. ¿Por qué me tendría que imaginar que dejaría de quererla pasados varios años?

Pues así con todo.

El ser humano presupone y crea prejuicios basados en la nada, y lo peor de todo es que se deja influenciar por ellos.


Lo que yo tenía claro es que si me casaba con ella, no podría dar marcha atrás.

Eso sería para siempre y tendría que luchar constantemente para que mi amor por ella nunca bajara de intensidad.

Pues ahora te toca a tí.

¿Qué supone para tí casarte con tu pareja?

¿Un simple papel firmado en el juzgado en el que cambiais vuestro estatus de pareja a matrimonio?

Recuerdo cuando mi mujer me decía que le resultaba raro hablarle a la gente de mí como "mi marido" en vez de como "mi novio", que es como venía haciéndolo hasta el momento en que nos casamos.

Pero eso en realidad no cambia nada.

Todo sigue igual.

Por tanto....¿a qué tienes miedo?.

Identificar qué aspectos amenazan tu estilo de vida, es esencial.

¿Qué peligra de tí si te casas?

¿Qué cambia?

¿Qué temes perder?

Es necesario que identifiques tus amenazas y que les pongas nombre a todos los problemas.


¿Es realmente necesario el matrimonio?


Pues volvemos a lo mismo....depende.

Casarse está considerado como un acto de entrega en el que abandonas tu "yo" y adquieres uno nuevo en conjunto con la persona que amas.

Ya no eres tú solo, sino que sois dos.

Y por tanto, vuestro futuro tiene que ir de la mano.

Ya no trabajas de forma individual, sino en equipo, y para ello tenéis que ser uno sólo.

Cuando tienes novio o novia, existe cierta "libertad" o falta de compromiso que te hace inconscientemente dejarlo todo cuando tú quieras, o tener ciertos privilegios que en el matrimonio vas a perder casi seguro.

Vivir juntos no es tan fácil y requiere técnica y sobre todo paciencia.




Tu estilo de vida tiene que moldearse nuevamente para dejar sitio a otra persona que puede tener un estilo distinto al tuyo.

¿Crees que conoces a tu novio? Pues todo eso cambia cuando te casas con él.

En el periodo de noviazgo, te pones lo mejor sólo para él. Cuando estás casado, te levantas con tu peor aspecto, sólo para él.

Los novios normalmente no suelen olerse el mal aliento después de levantarse, ni ver 23 de las 24 horas del día a su pareja sin ningún tipo de maquillaje, ni ver los peores días de su pareja en los que saca lo peor de sí misma, ni detalles que permanecen ocultos en esa etapa, y que suelen salir cuando todo ser relaja....en el matrimonio.

¿Te estoy asustando?

De verdad que no es mi intención, pero quiero que sepas lo que supone casarse, y que por tanto identifiques tu realidad para que luego sepas si tu miedo es a causa de tu filofobia o a causa de un miedo común a lo desconocido.


Empecemos


  • ¿Estaba el matrimonio dentro de tus planes, antes de conocer a tu pareja? 
  • ¿Cuánto tiempo llevas con tu pareja y porqué crees que debéis casaros?
  • ¿Qué supondría para tí el casarte con tu pareja?
  • ¿Qué cambiaría de tu estilo de vida actual?
  • ¿Qué partes de tu vida pondría en peligro el matrimonio?
  • ¿Sabes la seriedad que supone realmente el casarte con otra persona?
  • ¿Por qué te casarías y cómo lo harías?
  • ¿Estás bien tal y como estás ahora? ¿Para qué necesitas casarte?

Son preguntas que confrontarán tus miedos.

Debes aceptar tu realidad.

Y después identificar tus amenazas.

Es super necesario que lo hagas, porque aquí no vale el que me digas que tienes miedo a la palabra "matrimonio", sin que sepas lo que significa para tí.

Cuando me digas lo que es para tí, yo te podré decir lo que puedes hacer.

Pero casi con toda seguridad, te responderás tú mismo a esa duda, cuando identifiques el problema.

Hay gente que tiene miedo al matrimonio, por muchos motivos. Pero en realidad no saben exactamente por cuáles.

Eso no sirve, ni te ayudará en nada.

Necesitas enfocarte e indagar en lo más profundo de tí, para que salga a la luz la verdadera amenaza que provoca ese miedo.

Y partiendo de ahí, relacionarlo con un miedo funcional o con un miedo disfuncional, en este caso tu filofobia.

Tener dudas, no quiere decir tener miedo, ni tampoco relacionarlo con la falta de amor.


Quítate esos conceptos de la cabeza.

Porque que no quieras casarte con tu pareja, no significa que no la ames lo suficiente.

Un consejo, tómate tu tiempo, porque casarse supone un cambio radical en tu estilo de vida.

No pienses que todo seguirá igual que cuando eráis novios. Eso va a desaparecer y precisamente esa es la causa más común de que la rutina entre en la vida de las parejas casadas.

El matrimonio lo cambia todo, por tanto, hay que estar preparados para ese cambio y afrontarlos no como una amenaza, sino como un reto, ante el cual hay que estar preparados.

Quizás creas que tienes miedo, o lo achaques a tu filofobia, pero pueden ser meras faltas de capacidades que nada tienen que ver con lo que te imaginas.

Y tú....¿qué opinas del miedo al matrimonio?

2 comentarios:
Deja tus comentarios
  1. Muy buenas las consideraciones del artículo.

    Aparte pienso que mucha gente opta por la convivencia o una unión con compromiso sin conocerse del todo a si mismo ni a su pareja. O bien optan por unirse presionados por las exigencias del entorno.

    Quizá por este motivo una solución que supone un buen compromiso es la solución que cada vez se usa más en occidente, que es la unión tipo "living apart together", es decir , pareja estable, no "relación abierta"... pero cada uno teniendo su casa.

    Se evitan los problemas de la convivencia.. aunque tenga la desventaja de que pasado un tiempo quizá uno de los dos quiera convivir como una pareja "al uso". Pero en España aunque cada vez más parece que no se estila mucho todavía.

    En cualquier caso , cualquiera que sea la fórmula utilizada, la comunicación es vital, con y sin filofobia (por lo que veo mucho más con ésta). Mucha gente a la hora de unirse le tienen miedo a algo indefinible, inexistente incluso y esos miedos sin fundamento crecen por culpa de una mala comunicación. La cual de haberse producido hubiera evitado muchos problemas, malentendidos y prejuicios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ber M:

      Tienes mucha razón. He presenciado casos en los que una pareja se ha casado porque su entorno ya sea personal o familiar se lo ha requerido.

      Cuando no se define a dónde se quiere llegar, suele entrarnos mucho miedo, y eso sucede mucho en el compromiso.

      De todas formas, yo sigo pensando que hay muchas formas de hacer que una pareja que se compromete, tenga éxito y alcance la felicidad en cualquier tramo de su relación. No importan los años ni el tiempo que lleven juntos, lo único que cuenta es la forma de enfocar las cosas que suceden.

      Un saludo y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar