¿De qué tienes miedo?

 

"Yo lo único que se es que me entran ganas de salir corriendo cuando una chica me dice que me quiere".

Es una frase que me dijo un chico que padecía filofobia, y no lo sabía.

No sabía porqué, ni a qué le tenía miedo.


Simplemente sentía que peligraba su estilo de vida, su seguridad o ciertos aspectos de sí mismo, que no quería poner en peligro.

Pero, ¿por qué si eran tan sólo dos palabras?

Y más aún cuando ya llevaba cierto tiempo saliendo y teniendo relaciones sexuales con esa chica.


La importancia de identificar



Identificar qué te sucede, es algo demasiado importante como para obviarlo.

Pero ahora mismo, vivimos una vida tan acelerada, tan "express" y tan en piloto automático, que prácticamente todo lo hacemos y lo sentimos de forma inconsciente.

Si, si...como oyes.

Más del 70% de todo lo que haces y sientes en tu día a día, lo haces casi sin pensarlo.


Y me atrevería a decir que el porcentaje todavía es mayor.

Por tanto, el miedo ya se ha hecho con un lugar en nuestro interior.

Y en ese lugar, reacciona sin que nos demos cuenta.

Y nosotros, simplemente le hacemos caso y reaccionamos de la misma forma que podemos hacerlo al levantarnos por la mañana y ponerte las zapatillas.

Sin que podamos percibir lo que ha pasado y lo que ha tratado de decirnos.

Las personas van tan rápido en sus vidas que apenas tienen tiempo de preguntarse a sí mismas: ¿de qué tengo miedo?, ¿cuál es mi preocupación exactamente? ¿qué es lo que peligra de mi vida? ¿por qué tengo que salir corriendo exactamente?.

La filofobia no es una enfermedad, sino un transtorno emocional y tiene este proceso:


  1. Tus actos, generan una emoción.
  2. Esa emoción hace que te sientas de una forma u otra.
  3. Esa forma de sentirte, hace que actúes también de una forma u otra.
  4. Esa emoción queda grabada en tu mente.
  5. Esa emoción reacciona mucho más rápido, la próxima vez que haces la misma acción que la activa.
  6. Si haces muchas veces esa misma acción, esa emoción reacciona casi de forma automática y sin que la percibas, tan sólo sufres sus reacciones.
Por tanto, cuando tienes asociado en tu mente que "te quiero", supone peligro, cuando alguien te lo dice en un futuro, sientes miedo.

¿Por qué?

Porque tu mente está acostumbrada a reaccionar tan rápido a esas palabras, que generan una emoción en tí...en este caso el sentirte con miedo.

Ese miedo, hace que reacciones entrándote ganas de salir corriendo.

En el momento en que nos paramos y nos preguntamos a nosotros mismos ¿de qué tengo miedo?.

¿Sabes lo que consigues?

Que tu mente no actúe en piloto automático y tomes el control de ella por unos segundos.

¿Y qué se gana con eso?

La oportunidad de ser tú el jefe de tu mente nuevamente.

Aunque sea por unos segundos, tú mandas.


Me podrás decir que esto parece una tontería y que no sirve de nada.

Pues te equivocas.

Sirve y mucho.

Porque la próxima vez que sientas las mismas ganas de salir huyendo y esconder tu cabeza en una agujero cuando una chica te diga "te quiero", tu mente ya no reaccionará de forma tan automática.

Lo hará un poco más lentamente.

¿Y en qué me beneficia eso?

Pues en que consigues que aprecies cada vez con más claridad aquello que te amenaza y lo que te hace sentir miedo.

Hasta ahora simplemente le hacías caso a tus temores y punto.

Cuando te paras y te preguntas a tí mismo ¿de qué tengo miedo y porqué?.



Pones en duda lo que tu mente te ordena.

Y cuestionas sus reacciones automáticas.

Eso hace que la próxima vez, no todo ocurra con tanta rapidez y aprecies un poco mejor los detalles.

Simple....¿verdad?.

Y tan sólo con pararte y hacerte esa pregunta.

Pero claro, hay que hacerlo.

Y la gente de hoy, apenas tiene tiempo de hacer esas cosas.

Corren y corren como pollo sin cabeza, sin saber hacia dónde ni porqué.

Te reto a que pongas en práctica este simple ejercicio cada vez que sientas miedo cuando una chica te diga esas fatídicas palabras o cualquier otra situación que te ponga en alerta o amenace tu estilo de vida.

Es fácil y simple.

Tan sólo toma el control de tu mente por un minuto y pregúntale: ¿de qué tienes miedo?.

Que te diga cuál es el peligro, y qué es lo que hace que te sientas amenazado.

No quiere decir que con esto conseguirás superar tu filofobia, pero sí que empezarás a avanzar y dar los primeros pasos para ello.

Si quieres, puedes dejarme un comentario diciéndome qué es lo que te hace sentir miedo.

¿Qué te parece?.

4 comentarios:
Deja tus comentarios
  1. Buen artículo...quizá a la gente no le gusta reflexionar en general...le implica ser consciente de sus propios fallos, y eso es algo incómodo, y mucha gente tiende a la comodidad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Nuestros errores nos incomodan en el momento en el que les hacemos frente y los afrontamos cara a cara y es por ese motivo por el que la mayoría prefiere evitarlos.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Estando en terapia con un psicólogo tratando este caso... cuanto tiempo tarda en promedio una persona en superarlo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jagr:

      Eso depende mucho de cómo la persona vaya comprendiendo y poniendo en práctica los conceptos adecuados para controlar ese tipo de miedos.

      Normalmente y te lo puedo decir por experiencia, las personas que han probado mi curso han podido superar la filofobia totalmente algunos incluso en un par de semanas.

      Pero te vuelvo a decir, depende mucho de cómo la persona encaje correctamente los conceptos y los ponga en práctica.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar