El dragón de la filofobia

¿Qué tiene que ver un dragón con la filofobia o miedo a enamorarse?

Pues para empezar, y para que puedas asimilar este artículo bien, te voy a dejar este audio en el que te cuento una pequeña narración y así empezamos. No sigas leyendo sin oírlo antes.

El dragón temido





La filofobia es provocada por ese dragón


Pues si...

Este pequeño cuento refleja cómo las personas se dejan llevar por miedos que no saben si son reales o no.

Si te das cuenta, casi todo el pueblo tenía miedo a un rumor, a un mito, a una leyenda, que ni tan siquiera habían visto.

Todo el mundo daba por hecho que eso sería así, que lo que sus pensamientos (influenciados por el entorno) que se tenían sobre ese Dragón, eran reales, sin tan siquiera comprobarlo.

Cuando alguien decide ir a ver si es verdad o no, descubre la realidad.

La realidad, era muy distinta a los pensamientos.

Si te percatas de la narración, el joven que decidió ir a comprobar si el rumor del dragón era cierto o no, pasó por dos etapas.

Primero fue a verlo por la noche y se dio cuenta que la realidad no coincidía para nada con los pensamientos que tenía infundados por los aldeanos del pueblo.

Sin embargo, como era de noche, quiso comprobar nuevamente si dicha realidad, si lo que había visto esa noche era así o no...es decir, incluso dudó de que lo que vio por la noche era real. Fíjate cuan fuertes eran los pensamientos que llevaba anclados en su mente de que el Dragón sería grande y temido, que hasta le hizo dudar de la realidad.

Así que decidió ir por la mañana nuevamente....y la realidad cobró otra versión, y el Dragón era aún más pequeño y ya se parecía más a un lagarto que a un dragón.

Nuestra mente necesita la realidad para contrastar y hacer frente a los pensamientos, sobre todo a los negativos.

La filofobia o el miedo al compromiso, pasa por una etapa similar.

Nuestra mente nos hace pensar que las cosas probablemente serán así, sin comprobarlo antes.

Nuestra mente nos pone expectativas delante de nosotros, las cuáles creemos y nos dejamos llevar por ellas.

Nuestra mente condiciona nuestras vidas y las limita, sin tener en cuenta el verdadero ingrediente....LA REALIDAD.

Las personas con filofobia, tienen la obligación de hacerse "amigos" de la realidad que viven, e ir viendo que el verdadero enemigo, son los pensamientos.

Tienes el enemigo dentro de casa, y lo peor es que te dejas llevar por él.

No importa lo que te diga tu mente, si no lo filtras por el momento presente y la realidad, sigue siendo un pensamiento que no tiene derecho a hacerte sentir ningún tipo de emoción que te ciegue ni te controle.

Aprende a enfocarte en la realidad, y controlarás tus pensamientos, que son el verdadero causante del miedo.




4 comentarios:

  1. Pero, ¿cómo se puede enfocar una persona con filofobia en la realidad cuando sus pensamientos le provocan una “realidad” que creen que es la verdadera? Tendría que comprobar por sí mismo, como en la historia, que igual la realidad que se imagina no se corresponde con la verdadera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro que si la persona tiene delante un muro (real) que le impide caminar...por mucho que se centre en imaginarse que puede..nunca podrá. Lo único que tiene que hacer es ver ese muro....que está ahí.

      Dicen que la realidad está ahí esperando que haya un observador que la observe....

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Y cómo conseguir que salga de su realidad si no es consciente de su error y vea la real...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que es consciente de su error, pero su justificante (el que le provoca el miedo), es mayor.

      Claro que los aldeanos del pueblo eran conscientes de que todo podía ser falso...pero el miedo a que fuera verdad era mayor.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar

Copyright © 2016 Mundo Relaciones. Política de Privacidad