¿Cómo funciona el miedo al compromiso?

 

¿Miedo al compromiso? ¿Y eso qué es?

Una reacción de personas con filofobia, es el miedo al compromiso.

¿Y por qué tenemos miedo a comprometernos?


Porque vemos ese compromiso, como el malo de la película, es decir, con la amenaza.

Ya sabemos que el miedo te indica la diferencia de capacidades entre lo que te amenaza y los recursos de los que dispones para superarla.

Pues cuando tienes filofobia, el compromiso resulta ser la amenaza.

¿Y eso por qué?

Porque pone en peligro distintas partes de tu estilo de vida actual.

Y es aquí donde llega lo importante de este tema.

¿Recuerdas el post en el que hablábamos sobre el miedo al matrimonio? Echale un vistazo.


La importancia de identificar


Saber interpretar qué partes de nuestro estilo de vida están en peligro como para que tengamos miedo, es fundamental y un paso básico para aclarar y definir tus miedos.

La mayoría de las personas suele sentir temor de que su vida cambie, pero no saben definir qué partes exactamente de su vida, están expuestas a ese cambio.

Puede ser que estés muy cómodo llevando tu actual vida de soltero, o que no quieras compartir tu vida, tu capital, tus posesiones o tu intimidad con nadie.

O quizás temes perder tu libertad, tu tiempo libre, el poder hacer lo que te apetezca, el no tener algo o alguien que te controle o simplemente el ser libre en todos los aspectos.

Eso está muy bien, pero tienes que tener en cuenta una cosa.

Si tienes una relación de pareja y quieres sacarle su mayor partido, tienes que prescindir de partes de tu vida de soltero....eso es de cajón, ¿no crees?.

No puedes estar casado y tener sexo libre, ¿a que no molaría?.

Por eso mismo, algunas veces achacamos a la filofobia miedos que son de verdadero sentido común.

Pero aún así, hay personas que siguen viendo la palabra "compromiso" como una especie de atadura que te hace cambiar.

Pero la verdad es que ese es su significado en mayor o menor medida.
CONSIGUE ESTE EBOOK AHORA

Compromiso es establecer una especie de contrato en el que darás algo de tu parte y también recibirás por otro lado.

Pero como lo que vas a recibir no lo sabes con seguridad y lo que tienes que prescindir sí que lo estás viviendo, pues ahí sale el miedo.

Lo que no se porqué la gente sigue teniéndole pánico a fracasar, con lo maravilloso que es eso.

¡¡Ojo!!, en el mejor sentido de la palabra.

Fracasar es una liberación de peso, porque te hace ver que lo que has hecho, no funciona.

Y si tienes una relación, te comprometes seriamente o incluso te casas con esa persona y la cosa no funciona, el mundo no se acaba por ello.

Y ese fracaso, no condicionará tus futuros pasos. Ese condicionamiento lo pones tú mismo por dejarte llevar por tus miedos.

Pruebas, fracasas, te levantas y empiezas de nuevo.





Lo nuevo no tiene porqué ser igual, puede ser peor, pero también mejor.

Liberar tu mente de ese tipo de cargas es fundamental si quieres crecer como persona.


Cómo dejar de ver el compromiso como una amenaza


Es difícil salir de la comodidad y de nuestra zona de confort.

Adquieres un modelo de vida y de repente entra alguien en ella, sientes algo muy fuerte por esa persona y entra una especie de batalla entre el amor que puedes sentir por ella y el amor que puedes sentir por tu propio estilo de vida.

Dos titanes ahí luchando haber quien gana.

Y el miedo surge de ahí, de que en esa lucha salga un vencedor que no te guste.

Puede que ames tanto tu estilo de vida que no quieras cambiarlo por nada, aunque sea la persona que supuestamente quieres.

No hay nada de malo en eso, de hecho el ser feliz y vivir plenamente no está directamente relacionado con tener pareja.

Lo que sucede es que tu vida actual sí que la conoces, pero la posible vida en pareja y comprometido con esa persona, pues no puedes visualizarla por completo.

Se basa en suposiciones que te traen dudas.

Y esas dudas ponen en peligro tus decisiones.

Y ese peligro te trae miedo.

Yo siempre he visto este tipo de temores de la misma forma que cuando tienes que tomar una decisión de la que no estás 100% seguro.

No es que tenga miedo a tomar esa decisión, lo que sí que tengo miedo es a que esa decisión empeore mi estado actual.

Pero ¿sabes qué?

Te voy a contar un gran secreto.

¿Sabes lo que sucede si tomas una decisión y empeora tu estado actual?

Absolutamente nada, porque siempre y en cualquier momento podrás empezar de nuevo.

¿Ahh...que no lo sabías?

¿Pensabas que se acabaría el mundo si te casas con alguien y tu matrimonio no funciona?


No pasa nada, porque incluso puedes enfocarlo como una experiencia muy enriquecedora.

¿Algo bonito y bueno habrás sacado de ella, verdad?

Pues quédate con eso.

El secreto está en no dramatizar.

La terribilitis es mortal.

Si te comprometes y todo falla, te levantas y vuelves a empezar, como todo en la vida.

Todos hemos fracasado y tomado decisiones equivocadas.

Pero los que vuelven a intentarlo, son los que tienen éxito en algún momento.

El que toma ese fracaso como el pilar para dirigir su futuro, está condenado al fracaso más absoluto, y lo peor de todo....crónico.

Por tanto, enfocar ese "compromiso", no como una amenaza mortal, sino como un paso decisivo que siempre se puede rehacer si sale mal.

Cuando aprendes a no "terribilizar", el miedo empieza a desaparecer poco a poco y tus amenazas ya no suponen tanto riesgo, por lo que tus temores van menguando.

¿Te atreves a probarlo? ¿Qué necesitas para ponerlo en práctica? ¿Te ves capaz de ridiculizar al todopoderoso "miedo al compromiso"?

No hay comentarios:
Deja tus comentarios