¿Realmente tengo miedo al amor? Cómo saber si tengo filofobia

Bueno, hay que especificar un pequeño detalle. En realidad no se tiene miedo al amor.

El miedo es a otros muchos factores, que ya iremos viendo, pero al propio sentimiento de "amor" no se le puede tener miedo.

¿Por qué?


Porque el amor no está diseñado para traer miedo.

Somos nosotros mismos los que lo malinterpretamos y le damos una imagen falsa e incorrecta.

¿Y eso para qué?

Para reforzar nuestros miedos, que ahora mismo son los que nos mantienen en nuestra falsa "zona de seguridad".

Entonces, aclaramos definitivamente que aunque digamos "miedo al amor", en realidad es un concepto equivocado.

Así que vamos al grano.

La filofobia tiene ciertos "síntomas", por así llamarlos que caracterizan este problema.

No me gusta llamarlo enfermedad, porque de hecho no lo es.

De cualquier forma, lo que queda claro es que la filofobia atiende dos aspectos: el amor (filo) y el miedo (fobia).

Creo que no hay dudas en que el amor es un sentimiento positivo.

Sólo puede traer sensaciones positivas.

Y está diseñado para darnos felicidad.

Otra cosa es el mal uso que hagamos de él. La facilidad con la que lo obviamos, y el maltrato al que lo sometemos, pero ese ya es otro tema.

La gente dice a menudo que el amor se acaba, pero en realidad, lo único que se acaba es las ganas de seguir manteniéndolo vivo.

Todo lo demás, excusas y cuentos para irnos a una vida más fácil.

Por norma general el ser humano prefiere buscar algo nuevo que luchar en tratar de conservar lo que ya tiene.

Por ese motivo es por el que hay una tasa de separaciones y rupturas sentimentales superiores al 50%.

Y luego vamos y le echamos la culpa a una emoción, a un sentimiento.

Por tanto, tenemos que dejar muy claro que el amor no se diseñó para darnos miedo, ni para provocarnos limitaciones ni emociones negativas, sino todo lo contrario.

Creo que a este punto se le podría dedicar todo un libro entero, pero no quiero extenderme más para no desviarnos del verdadero propósito de este post.

Entonces, quiero que grabes a fuego en tu mente que amor no puede ir de la mano con miedo, y sin embargo la mezclamos en una palabra, filofobia.

Ahora vamos a analizar la otra parte.....el miedo.

¿Qué es el miedo?



El miedo es un indicador que nos alerta de algo.

¿De qué?

De algún tipo de amenaza que se interpone en nuestro camino.

¿Y por qué?

Porque cuando un problema se pone delante de nosotros, nuestra mente analiza ese problema y a su vez analiza también los recursos de los que disponemos para poder superarla.

Si el resultado es bajo, tendremos miedo.

Un ejemplo.

Imagina que tienes que hablar en público delante de 500 personas, y a medida que se acerca el momento, empiezas a sentir más y más miedo.

Tu mente interpreta que tienes un obstáculo que superar, en este caso el hablar delante de tanta gente.

Igualmente te analiza y valora cuáles son tus capacidades para enfrentarte a ese obstáculo, es decir, te examina para ver si tienes lo que hay que tener (valor, seguridad en tí mismo, autoestima, fuerza, etc...) para afrontar ese reto.

Si tu mente determina que no posees las capacidades necesarias para que superes ese problema con éxito, te hará sentir miedo para indicarte que no te conviene enfrentarte a él.

Si por el contrario decide que tienes las cualidades fundamentales para hacerle frente a esa charla delante de tantas personas, el miedo no aparecerá.

Por tanto, ya va siendo hora de que nos quitemos de la cabeza esos falsos tópicos de que el miedo es el malo de la película y que hay que superarlo y derrotarlo como quiera que sea.

Más bien, si no fuera por ese miedo, irías por la vida a lo loco y enfrentándote a enemigos que pueden hacerte fracasar en un segundo.

¿Me entiendes, verdad?.

Mentalízate que el miedo es un juez que analiza por tí aquello que se pone en tu camino.

Que el resultado sea negativo y que tú no tengas los recursos suficientes para superar algún tipo de obstáculo, no es problema del miedo, sino tuyo.


¿ A dónde quiero llegar con ésto?

Pues a este punto, el funcionamiento real de la filofobia.


¿Cómo funciona realmente la filofobia?



No vamos a ponernos a analizar las raices del porqué tienes miedo a ciertos aspectos de tu vida, sino más bien vamos a pararnos en ver cómo funcionan esto tipos de supuestos miedos al amor.

La filofobia está considerada un transtorno de la ansiedad.

Al igual que muchas otras fobias, se las suele achacar a dos factores generales:


  • Haber tenido una experiencia negativa en el pasado.
  • Haber tenido un deficit de cariño en la infancia que ha provocado una falta de autoestima en la edad adulta.

Te vuelvo a repetir, no vamos a pararnos en buscar el porqué de esto, sino el cómo funciona, independientemente de que tengas miedo por un motivo u otro.

Por tanto y en base a lo que hablábamos antes, cuando tienes filofobia tu mente interpreta el amor como algo que lo amenaza.

Pero claro, también te he dicho que el amor no puede traer consigo nada negativo y mucho menos amenazante.

Entonces, ¿dónde está el problema?

En que por norma general, asociamos "amor" una serie de acciones en cadena que por lo general suelen ser:

  • Compromiso
  • Entrega de sentimientos
  • Matrimonio
  • Pérdida de la soltería (y de sus privilegios)
  • Esfuerzo por la otra persona
  • Vida conjunta
  • Convivencia
  • Cambio en el estilo de vida
  • Nuevos objetivos

Y algunas más.

El amor, suele estar asociado a algunas de estas características. 

Y es a ellas a las que se les suele tener miedo y no al propio amor.

¿Miedo al compromiso? Muchas personas que lo tienen. Dicen tener miedo a enamorarse, pero lo que les sucede es que realmente no quieren tener a su lado a nadie que los controle, que lo vigile, etc...

¿Miedo a perder el estilo de vida que se tiene actualmente? Pues igual. Mucha gente quiere amar pero sin abandonar sus privilegios de soltero. Quieren estar con uno y con muchos a la vez. Tener una relación y seguir viviendo en casa de sus padres.


¿Miedo a no ser correspondido? Pues como en todo en la vida. No podemos garantizar qué sucederá en el futuro. Te aseguro que nunca sabremos el resultado de algo, si no lo probamos antes. Tomar decisiones antes de ni tan siquiera intentarlo, es algo no demasiado inteligente.




Y este tipo de puntos, sí que suponen una amenaza para alguien, porque pone en cierto peligro la forma de vivir que están llevando actualmente.

Los cambios, por norma general suelen ser más o menos aceptados. 

Pues de esta capacidad para aceptar ese tipo de cambios que sucederán en tu vida, dependerá el que tus miedos sean más o menos severos.

Entonces, tienes que ir dándote cuenta que no tienes miedo a amar o a enamorarte, sino a lo que viene después.

Quiero que te quede claro que el amor en sí, no es la verdadera amenaza, sino otros aspectos que esta emoción conlleva.


Pero...¿esto hasta cierto punto es normal?




Perfectamente normal.

A mí por ejemplo, me daba miedo de tener una relación cuando estaba en la universidad, porque no quería que nada me distrajera.

No quería perder mi ritmo y mi estilo de vida de aquel momento.

Y como estaba cómodo tal y como estaba, pues interpretaba como amenaza el que una chica quisiera algo serio conmigo.

Pero cuando terminé la carrera, todo cambió.

Por tanto, es normal que veamos como amenazas ciertos aspectos que el amor trae de la mano.

Lo que no es normal es que hagamos de esas amenazas, el pilar y nuestro guía.


Ese es el verdadero problema de las personas que padecen filofobia.

Hacen de esta amenaza, de ese miedo su base para sentirse bien consigo mismos.

Pero...¿cómo puede una persona sentirse bien cuando siente miedo?



No es que se sienta bien, sino que cuando siente ese miedo, por ejemplo a comprometerse, a cambiar su estilo de vida actual o a tener ciertas obligaciones si tiene una relación que ahora no tendría, entonces necesita el miedo para justificar que ese cambio no le interesa realmente.

El miedo te avisa de que tu estilo de vida está en peligro, y tú, como no quieres perderlo, le haces caso, haciendo todo lo posible porque esa relación no llegue a nada.

Y cuando ves que no llega a nada y que todo fracasa, te dices a tí mismo: "¿Ves cómo mi miedo al final tenia razón'".

Así funciona la filofobia.

Y prácticamente cualquier tipo de miedo.

El gran problema de todo esto es cuando dejamos que el miedo controle y gobierne tu mente inconsciente.

Es entonces cuando nos limitamos simplemente a hacerle caso, porque desde pequeños hemos seguido su falsa inercia que nos conducía a entender cosas que realmente no son.


La gran pregunta



Casi a la mayoría de las personas a las que he ayudado a superar su filofobia, cuando les hago la siguiente pregunta: "¿Te has parado a pensar alguna vez a qué le tienes miedo exactamente?", normalmente no suelen tener ninguna respuesta inmediata.

Porque no llegan a entender el lenguaje de su miedo.

Su miedo le está tratando de avisarle de algo, pero no lo escuchan y se limitan a huir y hacerle caso a la emoción que provoca.

El miedo funciona de la siguiente forma:

  • Aparece delante de tí un obstáculo.
  • Tu mente lo analiza y a su vez te examina a tí para ver si posees los recursos suficientes para superarlo.
  • Entonces genera una segunda emoción en tu mente, en función de ese resultado.
  • Si el resultado es positivo, te hará sentirte motivado, con ganas, con fuerzas, etc...
  • Si el resultado es negativo, te hará sentirte avergonzado, con enfado por no verte capaz de hacer algo, con ira por sentirte tan débil, etc...
  • Y actúas en función de ese resultado.

Esto es lo normal.

Pero en personas que tienen filofobia, el miedo funciona de una forma distinta:


  • Aparece delante de ti un obstáculo (por ejemplo que tu pareja te pida tener algo serio y comprometerse contigo),
  • Tu mente lo analiza y te examina para ver si posees los recursos suficientes para afrontar ese impedimento.
  • Tanto si el resultado es positivo como negativo, tu mente automáticamente ignora el resultado, porque tiene establecido desde hace mucho tiempo un patrón neuronal que la hace reaccionar de una forma determinada ante todo lo relacionado con ese "obstáculo".
  • Ese patrón es más importante que el propio resultado del análisis comparativo que ha hecho tu mente, con lo que se antepone a dicho resultado.
  • Por tanto, actúas en consecuencia a como lo has estado haciendo siempre siguiendo el mismo patrón neuronal, que es el único que te hace sentir segur@ de que todo irá como siempre.
  • Eso te hace actuar de la forma que se suele actuar ante el miedo: huyendo, escondiéndote, ignorando, sintiéndote mal, etc....

¿Puedo padecer miedo sin necesidad de que tenga filofobia?


Pues la cosa no es tan difícil como parece.

Existen dos tipos de miedo:

  • El miedo funcional.
  • El miedo disfuncional.

El miedo funcional es aquella reacción natural de la que hablábamos antes que te avisa y te advierte de que quizás no tienes los recursos necesarios para enfrentarte a la amenaza que ha aparecido delante de tí.

Es algo natural, bueno, beneficioso y muy provechoso si sabemos hacerle caso y entenderlo.

Porque nuestra mente está programada para enseñarnos y protegernos.

Nunca permitirá que suframos y actuará en consecuencia a ello para que no cometas estupideces haciendo cosas que puedan resultarte perjudiciales.

El miedo disfuncional es aquel que surge sin motivo alguno y ante algo que por norma general, no tiene porqué provocar ningún tipo de peligro.

Por ejemplo, hay gente que tiene miedo a los espacios cerrados. 

Este tipo de fobia no es el resultado de un análisis natural de tu mente, puesto que un hueco pequeño y cerrado, por lo general no supone ningún tipo de peligro ni riesgo para tu integridad.

Por tanto, no tiene porqué provocarte miedo.

Sin embargo, te hace sentir temor no por la amenaza en sí, sino porque tu propia mente antepone ciertos patrones que te hacen generar emociones incorrectas ante cosas que no lo merecen.

Los miedos disfuncionales son aquellos que no se basan en fundamentos lógicos.

Y la filofobia es uno de ellos.

Porque en realidad, el problema no es la amenaza en sí. El problema eres tú.

Un paso muy importante


Entonces ¿qué sacamos en claro de todo esto?

Pues que cuando eres capaz de transformar el miedo disfuncional en miedo funcional, tu filofobia desaparece.

¡¡Ojo!!....esto no quiere decir que dejes de sentir miedo.

Tener miedo es algo natural y como ya te he dicho, beneficioso si sabemos aprovecharlo bien.

Lo que no es bueno es hacer de este miedo nuestro controlador y actuar en base a sus órdenes sin tan siquiera cuestionarnos lo que está tratando de decirnos.

¿Y qué hago para saber si tengo filofobia?


A todas las personas que acuden a mi en busca de ayuda para superar su filofobia, antepongo dos puntos principales antes de empezar a hacer nada.

  • Aprender a aceptar tu verdadera realidad.

El primer punto es básico y esencial. 

Porque mucha gente tiene filofobia y no lo sabe.


O algunos que sí que lo saben pero no le dan mayor importancia creyendo que es algo normal, natural y que desaparecerá con el tiempo.

Gran error.

El que ignores un problema, no hará que ese problema desaparezca.


Más bien irá agrandándose y llegará el momento en que las consecuencias sean mucho mayores.

He tratado con gente que incluso ha llegado a tener síntomas como ataques de ansiedad, náuseas, vómitos, etc...

Son puntos extremos que llegan cuando no somos capaces de aceptar lo que nos pasa y ponerle nombre.

Es importante que aceptes que tienes miedo a algo, que eres una persona miedosa y que ese "yo miedoso" es algo que no te deja vivir con tranquilidad o hacer determinadas cosas.

El segundo punto es determinar cuál es tu amenaza.

Qué temes perder, qué partes de tu vida sientes que están en peligro cuando alguien te dice que te ama o que quiere tener algo más serio contigo.

Necesitas no solo ver el problema, sino estudiar los supuestos daños.

Una vez eres capaz de determinar estos dos puntos, tienes que valorarlos desde un punto objetivo (o hacer que otra persona, preferiblemente un profesional, los valore por tí).

  • ¿Es correcto el miedo que estás sintiendo?
  • ¿Es normal que tenga miedo  a ciertos puntos que suelen ser normales?
  • ¿Ves correctos tus actos ante ciertas situaciones?
  • ¿Cómo te ves a ti mism@?
  • ¿Cómo crees que te ven los demás?
  • ¿Te gusta verte así?
  • ¿Te gustaría cambiar y actuar de otra forma?
  • ¿Eres capaz de determinar exactamente a qué le tienes miedo y porqué?
  • ¿Ves ese miedo como algo normal y lógico?
  • ¿Eres capaz de controlar ese tipo de miedos?

Hazte estas preguntas, anótalas en un papel y valóralas después para establecer un cierto análisis lo más objetivo posible.

¡¡Ojo!!...por favor, no te engañes a tí mismo. Una persona que se miente a sí misma, es lo peor que puede haber en este mundo.

Se sincero y haz una valoración en referencia a tu posible filofobia. No tengas miedo de enfrentarte a tu realidad y de responderte con la verdad por delante, por muy dura y cruel que ésta te parezca.

Porque si no sabes afrontar tu realidad, ¿cómo pretendes saber si tienes un problema, y mucho menos superarlo?.

Espero que este post te haya servido un poco para orientarte más en la búsqueda de tus miedos sentimentales.

Ya sabes que cualquier cosa que necesites, puedes contactar conmigo aquí y trataré de orientarte lo máximo posible.

Coach en Desarrollo Personal y Experto en Inteligencia Emocional. 13 años trabajando en desarrollar correctamente las relaciones de parejas y tratar los conflictos entre ellas en especial la filofobia y el miedo a comprometerse emocionalmente con otras personas.

16 comentarios:

  1. Me encantó, muy bien explicado.
    Me sentí muy identificada... :(
    FELICITACIONES!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gustara y de que te fuera útil.

      Un abrazo y muchas gracias por comentar.

      Eliminar
  2. Muy claro planteo. Me surge una pregunta: es posible que el "filofobico" en alguna oportunidad manifieste y demuestre su amor,en los primeros meses de relación, para luego tener un cambio abrupto?...con un planteo de afecto, pero con cambios de relacionamiento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      Si, de hecho es lo que hace la mayoría. Normalmente todos tenemos una especie de umbral emocional que necesitamos "saciar". Es por eso que una persona aunque tenga filofobia, suele mostrar ese amor y necesidad de cariño o emociones afectivas.

      El problema radica cuando se supera ese umbral y la mente asocia ese exceso de emociones a "amenaza". El miedo aparece entonces y hace que se tire por tierra todo lo que ha sucedido anteriormente.

      Espero haberte ayudado. Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Yo ya no puedo vivir con esto, es horrible. Creí que era normal, siempre me decían que era fría desde niña, pero mis padres siempre estaban ausentes. Crecí y ni siquiera podía decir "Te quiero" a mi madre, y odiaba a cualquiera que se me acercaba mucho, pero al mismo tiempo anhelaba compañía... es tan ilógico. Nunca tuve una relación amorosa, cuando me entera va que tenían sentimientos por mi me entraba pánico y decía cosas hirientes (Hasta con mi familia cuando me demostraba amor) y faltaba varios días a clases, luego me daba cuenta de lo que hacía y comenzaba a llorar, pero de todos modos huía sin explicación. Ya no puedo más con esto, me esta consumiendo y simplemente a veces deseo morir para acabar con esto. Es iracional, pero es lo que pasa por mi cabeza y allí suena tan lógico. Y sé que no es una transtorno mental grave co parada con otras, pero me es sumamente difícil lidiar con ella, ni siquiera puedo hacer amigos, porque me siento incomoda por el arecto que me dan y cuando me alejó por completo vuelvo a pensar con racionalidad y es un "¿Porque lo hice?". Y los ataques de pánico son tan horribles. Ya no puedo con esto, simplemente no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo lo que me cuentas es típico de las personas que tienen este tipo de transtorno Luna.

      Este problema actúa con demasiada sutileza, cosa que hace que reacciones cuando ya han sucedido las cosas o es demasiado tarde para dar marcha atrás.

      Sin embargo, existe un proceso en el cuál estableces una relación "distinta" con tus miedos y aprendes a controlarlos. Precisamente para que no ocurran situaciones como las que me estás contando.

      Además, adquieres un amplio desarrollo de tu Inteligencia Emocional y aprendes a gestionar mejor tus emociones, tanto las positivas como las negativas....cosa fundamental a la hora de tener relaciones.

      ¿Te gustaría que hablásemos de tu problema en una sesión online gratuita y así me expliques mejor qué te sucede?

      Contacta conmigo y hablamos.

      Un abrazo y gracias por tu aportación.

      Eliminar
  4. Hola Antonio, ahora entiendo mejor lo que le pasa a mi ahora ex novia quien termino hace ya casi 3 meses nuestra relacion de mas de 1 año, diciendome cosas como las que expones en tu blog. El tiempo que duro nuestra relacion donde todo era felicidad y amor a exepcion cuando ella terminaba nuestra relacion que fueron 4 veces y siempre se daba de un dia que nos deciamos que nos queriamos y amabamos y al otro donde decia "He tenido una pesadilla horrible y ahora me siento mal y deprimida, ya antes me pasaba esto cuando estaba con alguien, lo que se es que devemos terminar esta relacion es lo mejor para los dos, tu eres muy lindo siempre, el problema soy yo, tengo como una maldicion que no me permite estar bien" y luego desaparecia, no respondia llamadas, mensajes ni correos por 5 dias aproximadamente y despues aparecia y se disculpaba y voviamos a estar, y cada vez que regresaba la sentia mejor y me pedia ir mas lento y yo pues la hacia caso aunque no la entendia del todo. Pero esta ultima vez fue peor, me dijo lo mismo que siempre de la pesadilla y que se sentia mal y tambien me dijo que me aleje de ella porque se siente peor cuando me siente cerca... todo esto me tiene destrozado porque ahora hablamos muy poco, no la busco porque me pidio que no lo hiciera y la siento muy distante y triste, como que no quiere hablar... me gustaria saber que hacer para ayudarla y los dos podamos superar el mal que tiene y alguna vez podamos formar una bonita familia como alguna vez lo conversamos. Ella tiene 33 años y yo tengo 42 años. Antonio espero que puedas darme algun consejo. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paul:

      Este tema siempre es el mismo, ya que la forma de actuar de las personas que tienen este transtorno es prácticamente igual.

      Lo que sucede, es que por desgracia, la persona que sufre las consecuencias, es decir, la pareja, pues en ese momento necesita saciarse, atender su orgullo, su ego y saber el porqué ha pasado todo esto, el porqué la ha dejado así de repente, el porqué ha sucedido todo y ha cambiado todo de la noche a la mañana.

      ¿Y sabes qué se consigue con eso? Nada. Bueno, si...empeorarlo todo, porque aparte de que nunca obtendrás ninguna respuesta lógica, alejarás más a esa persona y la mantendrás siempre en actitud defensiva, lo que propensa a que no te conteste, te bloquee de las redes sociales, whatssap, etc...

      Por tanto, lo primero que tienes que hacer es aprovechar ese momento en el que le salta la chispa del miedo y decide abandonar todo. Ese es el mejor momento para aprovecharlo y que no huya demasiado.

      Si ya es tarde, es necesario hacer super borrón y cuenta nueva, pero de los de verdad, es decir, empezar a contactar con ella sin que ella perciba el menor atisbo de relación de pareja, sin que perciba nada del pasado, ni de que tiene un problema o tiene que superarlo, etc...

      Todo eso bloquea a la otra persona y la aleja del contacto.

      Podría darte varios consejos, pero si quieres contacta conmigo directamente por email y te puedo explicar con más detenimiento.

      Un saludo y gracias por tu aportación Paul.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isabel:

      Ya hemos hablado por email y online....por lo que creo que tu comentario está resuelto.

      Un abrazo y gracias nuevamente por compartir tu experiencia.

      Eliminar
  6. hola antonio
    Soy una persona sin miedos al compromiso , pero hoy en día tengo una relación con alguien que le tiene mucho miedo a todo lo que conlleva una relación de pareja, ayer hablamos del tema y me comento que solo quiere sentirse sola sin compromisos ni obligaciones y tampoco de tener que estar dando explicaciones de donde esta, de que es lo que esta haciendo, hasta de un simple buenos días o un buenas noches por wasap, para ella eso ya es sentirse obligada a hacer algo que no quiere, menos decir un te quiero obligado(pero me quiere) y que cuando se siente así se aleja, no habla, no escribe y se asusta tanto que incluso le llega a doler la guata de solo pensarlo. La conozco desde hace 13 años desde la universidad solo como compañeros y hace dos meses que nos volvimos a juntar ambos solteros y ella con un hijo de 8 años, comenzamos algo muy lindo e intenso y rápido que no tenia explicación y se dejo llevar por la situación, ella me comento en un principio que se aburría rápido y que le asustaba todo lo que conlleva una relación (no le creía) ahora en este momento al segundo mes está con esa sensación de miedo al 100% pero me dice que quiere intentarlo, que no se quiere sentir presionada a hacer cosas por obligación, que me quiere y respeta pero que el decir te quiero lo hará solo cuando lo sienta no por responder a otro te quiero... ¿Como se puede o de que manera puedo relacionarme con alguien que sufre de algo así? ambos tenemos interés en estar juntos pero de mi parte no se como relacionarme con ella de ahora en adelante, ya con decirle un hola! por escrito se siente obligada a responderlo y no quiero que eso le pase, pero necesito comunicarme de alguna forma con ella por que comenzamos recién en un negocio junto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier:

      Este artículo te vendrá de maravilla: https://www.filofobiaenpareja.com/2018/11/consejos-pareja-con-miedo-enamorarse.html

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  7. Hola, no se si soy filofobica pero después de tanto buscar que me puede estar pasando me he sentido identificada con esto. Tengo 24 años, desde adolescente siempre anhelaba tener pareja, era como una obsesión, lo necesitaba, quería sentir que alguien me quería, me cuidaba y se preocupaba por mí. Me gustaban muchos chicos y enseguida me hacia ilusiones con ellos. A los 18 conocí "por fin" a mi primer novio. Estuvimos conociéndonos 5 meses y todo para mi era perfecto, pero entonces llegó la charla donde me planteó formalizar la relación, momento en el que se me vino el mundo encima, sin embargo acepté (creo que por no ser capaz de rechazarlo, osea por cobarde e incluso por pena...) recuerdo ese momento de pura felicidad por su parte y un terrible sentimiento de miedo, dudas, nervios y arrepentimiento para mí... me costaba fingir una sonrisa de felicidad, fue fatal. Duré con él 3 años en los cuales no fui feliz, siempre estaba deprimida, solo veia defectos en él pero me intentaba convencer de que lo queria porque era una persona que me trataba muy bien y pensaba que no iba a encontrar a nadie igual. Pero nunca lo conseguí, estaba muy frustrada y llegué incluso a convencerme de que el amor no existía. Cuando por fin me decidí a dejarlo, fue quitarme el mayor peso de mi vida, de repente era feliz ya no estaba deprimida, volví a ser yo misma, me di cuenta de que estar con él era la causa de todos mis males.
    Pocos meses después conocí a mi segundo novio. Aquí yo me sentia locamente enamorada, sentía mucho por él, estaba super segura, lo quería, haría cualquier cosa por él, pero un solo segundo después de que me dijera que quería estar conmigo todo se desvaneció de repente... otra vez no fui capaz de echarme para atrás, dure 2 años en los que jamás volví a sentir lo mismo por él y siempre eran esfuerzos diarios conmigo misma para sentirme enamorada, era muy incómodo, ya no podía más y lo dejé, y volví a sentir paz, tranquilidad, libertad, felicidad, motivación.
    Otra vez pocos meses dspués conocí a otro chico, con este quise ser mas precavida, ya sabía lo que me solía pasar, pero no sé como, terminé de lleno en otra relación. Esta vez antes de empezar algo formal y quise cortar para no hacerle daño, pero pocas semanas dspués lo eché de menos, volví a contactar con él y aunque habíamos quedado en que no queriamos nada serio, así acabamos, incluso me volví a sentir segura de que eso era lo que quería, pero enseguida volví a sentir lo de siempre: dudas, miedos, incomodidad, sentirme mal, deprimida, sin la misma vitalidad, negativa... básicamente infeliz y esta vez en unos 2 meses he querido acabar esa relación siendo consciente que nada iba a mejorar como pensaba que pasaría en las relaciones anteriores. De hecho hace solo una semana de esto, a él le comenté lo que me pasa, que alomejor soy filofóbica y le dije que sentía que teniamos que dejarlo, que tengo que estar sola para "arreglarme", conocerme, entenderme, que no puedo darle lo que necesita y merece y no se... me estoy volviendo loca de tanto intentar entenderme.
    Me pasa que entre más me dice que me quiere, me ama, que soy la mujer de su vida, que es muy feliz conmigo y todas esas cosas bonitas, más me alejo, se me forma un nudo en el estómago, me pongo nerviosa y de hecho odio que me diga tantas cosas, es incómodo para mi.

    Siento como que cuando por fin conseguí lo que supuestamente quería, ya no lo quiero... no entiendo nada.

    No se si soy filofóbica o simplemente todavía no he dado con el hombre de mi vida y lo que me pasa es que quiero vivir la vida loca porque todavia soy joven y esto es normal y ya asentaré cabeza o que.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      Comportamiento típico de una persona con filofobia....ahora la pregunta es: ¿Qué estás dispuesta a hacer para superarlo?

      Un abrazo y gracias por tu aportación.

      Eliminar
  8. Pues lo que sea necesario, de hecho acabo de llegar de mi primera consulta con una sicóloga y he estado la hora entera hablando, sin escuchar ni un simple comentario por su parte y ni si quiera apuntar nada de nada en el gran folio en blanco que tenía... basicamente he pagado por hacer lo mismo que hago gratis cuando me desahogo con mis amigas.
    La conclusion a la que llegó fue "bueno pues ya nos veremos en otra consulta si quieres y ya miramos que puede ser". No se si eso es así o es que no tenia ni idea del tema 😂

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo...hoy en día el tema de la psicología pues trata este tipo de problemas como "transtornos de la ansiedad" y como tal, pues se queda corto a nivel de pautas que realmente hagan que la persona mejore.

      De hecho, estoy trabajando con psicólogos que tienen este problema, y yo fui una persona que la padeció...si no hubiera padecido este problema, pues probablemente no sabría cómo tratarlo correctamente y no habría ayudado a tantas personas, y no es por mi carrera en si, sino por la capacidad de entender lo que está pasando y cómo darle la vuelta.

      Te invito a que contactes conmigo al email contacto@filofobiaenpareja.com me gustaría ayudarte de forma personal. Y te digo de antemano que te olvides del concepto de los anteriores psicólogos por los que has pasado, porque aquí será distinto.

      Un abrazo y cualquier cosa que necesites, simplemente dímelo.

      Eliminar

ANTONIO BARRAGAN
Skype: Antoniobp1978
Cádiz, España

ENVIAME UN MENSAJE