El miedo al compromiso te protege de todo lo malo, pero te priva de todo lo bueno

 

Cuando padeces filofobia o miedo al compromiso, te sientes protegido de todo aquello que puedes perder, de todo lo malo que te puede ocurrir si sigues adelante en esa relación con esa persona.

Pero sin darte cuenta, estás siendo injusto con todo. Con tu vida, contigo mismo, con los demás.

Porque estás teniendo en cuenta aquello malo que te podría pasar, y no lo bueno.



Estás dando por hecho que lo malo ocurrirá, (por eso te proteges) y lo bueno no, y eso precisamente lo obvias y no le prestas atención.

¿Por qué haces eso? ¿Acaso es justo que valores así la vida y las cosas que te pasan?

¿De verdad quieres ir día a día viviendo como una tortuga dentro de su caparazón tan sólo por miedo a aquello malo que te podría pasar?

La mayoría de los miedos


El ser humano es un verdadero especialista en crear miedos.

De hecho, la mayoría de los miedos que sentimos son por cosas que no han pasado y que nunca pasarán.

Invertimos energía, tiempo, esfuerzo y salud al preocuparnos de cosas del futuro cuando ni tan siquiera sabemos si llegarán a ser así.

El miedo funcional y lógico es sano, es bueno, es un indicador super valioso que debemos tener en cuenta.

El miedo disfuncional (como es la filofobia o el miedo al compromiso), no se basa en nada, no se sostiene sobre nada, no se fundamenta sobre la realidad y lo único que hace es aprovecharse de ti para hacerte dudar de tus propios pensamientos, emociones y actos.

Hace que poco a poco, vayas construyendo un futuro en base al presente, cuando ese presente precisamente lo que está haciendo es crearse mediante suposiciones de dicho futuro.

En otras palabras, te hace sentir miedo a perder lo que todavía ni tan siquiera tienes.

Un rompecabezas, ¿a que si?.


Haz dos listas


Quiero que por un momento en tu vida, seas justo y objetivo.

Porque al igual que las cosas negativas son tan importantes para ti, también quiero que tengas en cuenta las positivas.

¿Acaso éstas no importan?

Pues cuando conoces a alguien especial, alguien que te toca emocionalmente, alguien que parece ser especial en lo que dice, en lo que hace y en cómo te hace sentir, quiero que hagas dos listas.


  • En la primera quiero que escribas todas las cosas negativas que esa persona te aporta. Todo lo malo que puede llegar a tener y que te impide que des un paso más con ella. 
  • En la segunda quiero que escribas todas las cosas buenas que tiene esa persona y que podrían llegar a hacerte más feliz.

Y como te dije antes, quiero que seas justo. De nada te sirve mentirte a ti mismo.

Y con esto quiero decir que igual que en las cosas negativas presupones cosas que no sabes si llegarán a pasar o no, en las positivas quiero que lo hagas igualmente.

Si cuando estás con esa persona piensas que te engañará, también quiero que pienses que podría hacerte la persona más feliz del mundo y que podrías haber encontrado a tu prototipo perfecto.

Es decir, si te lanzas al mundo de las predicciones y los sueños, quiero que lo hagas en ambos bandos.

Si lo haces en el negativo para sacar cosas malas y no lo haces en el positivo, estás siendo un hipócrita contigo mismo.

Me entiendes, ¿verdad?.

Quiero que valores que al igual que cuando te acuestas una noche con una mujer y al día siguiente, cuando te levantas, quieres salir corriendo y no volver a verla más, también puedes pensar que puedes ser increíblemente feliz cuando te levantas esa mañana y esa mujer sigue ahí a tu lado, espérandote, acompañándote.

No te estoy pidiendo que justifiques las cosas malas que puedes llegar a pensar cuando tienes miedo al compromiso, sino que seas justo y tengas igualmente en cuenta las cosas buenas que puede aportarte dicho compromiso.

Porque comprometerte con alguien no significa que tengas que cambiar. Puedes seguir siendo la misma persona, seguir manteniendo tus principios, tus valores, tu forma de ser, de pensar y de comportarte.

El miedo al compromiso y el transtorno de la filofobia, pueden ser la misma cosa, pero a la vez totalmente distintas.

Pero además, al tener a alguien a tu lado, puedes complementar ciertas cosa que solo te resultan mucho más difícil.

Puedes ser un poco más feliz, un poco más dichoso, un poco "mejor persona" que antes.

No todo tiene porqué ser negativo.

El miedo al compromiso puede que te haga mantenerte en tu burbuja inquebrantable protegiéndote de todo lo malo que puedas llegar a pensar de una posible relación, pero también te está impidiendo ser feliz y disfrutar de todo lo bueno que te estás perdiendo al ni tan siquiera intentar nada en esa relación.


2 comentarios:
Deja tus comentarios
  1. Hola Antonio:
    He leído tu blog y consejos y de todo lo que he visto en Internet en relación a la filofobia en mi opinion es el más descriptivo y realista para describir está situación, tanto del lado del filofobico, como de la otra parte.
    Me gustaría preguntarte si es posible que una persona que padece filofobia salga solo de ese estado.
    Gracias por tu ayuda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lima:

      En primer lugar, gracias por tus palabras. Intento siempre que se enfoque este problema como algo que no es tan difícil de superar siempre que se haga bien.

      En segundo lugar, una persona que padece este transtorno puede salir de él siempre y cuando se mentalice de que tiene un problema, lo acepte y quiera superarlo. Yo lo hice asi y no me ayudó nadie.

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar