¿Cuáles son los síntomas más comunes de que tienes filofobia?

 

Recibo a diario muchos emails que tienen una pregunta como denominador común: "¿Cuáles son los sintomas principales de la filofobia?"

Bueno, al igual que cualquier transtorno mental, no estamos hablando de que vayas al médico con una serie de síntomas determinados que desemboque en cuadro diagnóstico u otro.



La filofobia no es una enfermedad como tal. La cosa no va por ahí, de hecho el efecto que este tipo de problemas causa en tu vida es tan sutil, que puede que llegues a darte cuenta cuando ya te has hecho demasiado daño o se lo has hecho a los demás.

De hecho, el miedo es una emoción que hace que cuando caes bajo su efecto, puedas llegar a tergiversar las cosas que piensas o sientes.

Es lógico, ¿no?. Ese precisamente es el factor bajo el que trabaja el miedo.

Nuestros temores se aprovechan de que solemos huir, antes de escuchar el mensaje que ese temor quiere transmitirnos.

Con esto quiero decirte que para que hablemos de unos síntomas determinados cuando tienes un problema relacionado con el miedo, tienes que barajar la posibilidad de que no estés percibiendo correctamente esos síntomas, debido precisamente al efecto de ese miedo.

Bueno, vamos al grano ya y a dejarnos de rollos.


Síntomas más comunes en personas que tienen filofobia


A pesar de todo lo que he dicho, hay una serie de patrones que suelen existir en aquellas personas que padecen este transtorno.

El problema de todo es que es necesario que tengas un tiempo contigo mismo para analizarte y ver tu situación real.

¿Para qué?

Para que puedas ver tu verdadera realidad, es decir, verte y observarte cómo estás actuando bajo el efecto de ese miedo y porqué lo estás haciendo.

Esto te ayudará a poder entender mejor qué sintomas estás teniendo y si éstos son normales o no con los de las demás personas.



  • Autoinculparse

Pues parece como si trataras de ver a la otra persona como el rey o la reina del mundo y tú no eres lo suficientemente bueno para acceder a ella.

Es como si fueras una especie de "bicho raro" que no puede estar con otra persona porque podría hacerle daño.

Esta actitud es una forma de autoengañarse a uno mismo para mantenerse alejado de la persona que realmente quiere.

Es como si tu mente te dijera: "Oye, tienes un problema grave y como no tiene remedio pues tendrás que estar alejado de esa persona o de lo contrario le harás daño".

Qué bueno que somos, ¿Verdad?.

Es una forma de actuar bajo el efecto del miedo. De hecho todo eso que sientes cuando piensas así, si lo analizas bien está bajo un nombre que lo define: cobardía.

¿Soy un cobarde?

Ojo!!!, no te lo tomes a mal.

Simplemente te estoy diciendo que no quieres enfrentarte a ti mismo y para justificar eso, te autoengañas haciéndote creer que eres un ogro maligno que puede hacer daño a los demás.

CONSEJO: Empieza a dejar de preocuparte por los demás y empieza a preocuparte por ti mismo.


  • Evitar el contacto

Pues seguro que todos lo hemos oído antes, ¿a que si?.

Es una forma de huir de la realidad.

¿De qué tienes miedo? ¿Por qué huimos?

Porque no sabemos cómo hacerle frente a esa realidad

Ya hemos dicho miles de veces que el miedo sale cuando sientes que aquello a lo que te enfrentas, supone una amenaza para ti o tu estilo de vida, ¿verdad?.

Pero....¿por qué podría suponer algo, una amenaza para mi?

Uno de los motivos es porque desconoces cómo tratar con eso. Y el desconocimiento conlleva amenaza y esa amenaza supone miedo.

Por tanto, ¿cómo te sientes mejor y puedes volver a tu tranquilidad y a tu mundo de "control"?

Pues huyendo de esa situación y evitar asi el tener que romperte la cabeza en entender un poco más sobre ti y sobre aquello que te encuentras en tu camino.

CONSEJO: ¿Huir soluciona los problemas? Pues no. Por mucho que corras y te escondas, el problema siempre estará ahí, porque precisamente el miedo no es el problema sino el avisador que te está indicando de que lo tienes.


  • No desprenderse del pasado y plasmarlo en el presente

Pues son las situaciones en las que te vienen a la mente lo mal que lo pasaste cuando estabas hace años con tu ex y te engañó varias veces o te mentía cada dos por tres.

Y ahora, cuando tienes delante de ti una persona maravillosa, no tienes otra cosa que pensar que te hará el mismo daño que te provocó tu ex.

¿Sabes cómo se llama eso en castellano? Prejuicios.

Un verdadero tópico en el mundo de las personas que tienen filofobia.

¿Por qué?

Porque estás siendo de lo más injusto juzgando a una persona por sus cosas malas (cosas que tú te estás inventando al compararlas con tu pasado) y no teniendo en cuenta las cosas buenas.

Normalmente solemos anclarnos a lo malo de alguien y no a lo bueno.

Por mucho que te duela, seguro que viviste alguna que otra experiencia maravillosa con tu ex, ¿a que si?

¿Por qué entonces no usas ese recuerdo como pilar para comparar?

Porque no te interesa.

Prefieres creer que siendo prudente y pensando que todos somos iguales, te estarás protegiendo.

Y lo único que realmente estás consiguiendo es hacerte una idea de la realidad completamente equivocada.

CONSEJO: No juzgues. Comparar es odioso y sólo trae problemas. Nadie tiene el derecho de ser juzgado sin haberle dado antes la oportunidad de que te muestre quien es realmente.


  • Dificultad para relacionarse con las personas

Y no estoy hablando de tener pareja, sino agrandando el círculo a aquellas personas que te rodean.

Hay personas que descubren que apenas tienen amigos, apenas pueden entablar una relación (aunque sólo sea de amistad) con otra persona. 

Empiezan a desconfiar de todo el mundo, lo que las ahuyenta hasta que se dan cuenta que su círculo social ha quedado reducido a él sólo.

¿Te sientes así? ¿Te has parado alguna vez a analizar y preguntarte el porqué? ¿Todo el mundo es el malo de la peli y tú eres el bueno? ¿Todos están equivocados y tú no ? ¿Todos quieren hacerte daño y tú eres la víctima a la que no le queda más remedio que huir y esconderse?

CONSEJO: Lee el eBook "Cómo comunicarte y relacionarte con el sexo opuesto".


  • Establecer relaciones de codependencia

¿Sabes lo que es esto?

Pues son aquellas personas que centran su vida en satisfacer siempre a la otra persona.

Es decir, prefieres que el otro quede satisfecho antes de quedarte tu. 

Este apartado es muy amplio y no todas las personas que tienen filofobia pueden llegar a experimentarlo, pero si que muchas tienen algunos de los síntomas propios de la codependencia en sí:

  1. Siempre te preocupas por cómo están los demás y no por cómo estás tú.
  2. Te resulta extremadamente difícil decirle "no" a esa persona.
  3. Te resulta imposible expresar tus sentimientos con asertividad por miedo a hacer daño.
  4. Autoestima por los suelos.
  5. Te aterra la idea de quedarte solo.
  6. No quieres ver ni aceptar los problemas.
  7. No tienes objetivos a largo plazo.
  8. Prefieres una relación insatisfactoria a quedarte solo.
  9. No abandonas tu pasado y siempre comparas tu presente con aquello que llegó a ocurrirte una vez.
Aunque puedan parecer contradictorios algunos de los síntomas que hemos hablado en el tema de la codependencia, hay personas que aunque padezcan filofobia, pueden llegar a experimentar alguno de estos síntomas, todos ellos basados en la unión del miedo a comprometerse con el miedo a quedarse solos.

¿Y tú? ¿Sientes algunos de estos sintomas que te hacen pensar que puedes tener filofobia?

¿Estás esperando a algo o a alguien para solucionarlos?

Aquí te ofrezco el primer paso que tienes que puedes dar. Contacta conmigo y dime lo que sientes.

No hay comentarios:
Deja tus comentarios