El caso de Mercedes. Una mujer con filofobia.

 

No sabía cuál era mi problema, porqué me sentía tan mal, porqué tenía tanto miedo ni qué me estaba pasando. No sabía qué era la filofobia, e incluso cuando leí sobre este transtorno, pensé que era tan estúpido que no podría estar pasándome a mi.


Hoy quiero traerte el caso de Mercedes, una mujer que padeció filofobia durante muchos años y que pudo ser consciente de la gravedad de su problema, cuando ya llegó al límite.

Cuanto antes te des cuenta de tu problema, antes podrás hacer algo para encontrarle solución.

Pues sin embargo seguimos, seguimos y seguimos intentándolo.....probando con una relación, con otra y con otra, creyendo que el tiempo lo cambiará todo, que quizás esa persona no era para ti, que quizás todavía no estabas preparada, etc....



Autoengaños para no aceptar de una vez que el verdadero problema eres tú.

Así nos cuenta Mercedes, una mujer de 45 años que descubrió que tenía filofobia cuando ya había pasado por innumerables relaciones sentimentales, todas ellas con el mismo final.

Quiero que le prestes atención a su testimonio, a todo lo que pasó y a cómo pudo hacerle frente.

Espero que te sea de mucha utilidad.


El testimonio de Mercedes, una mujer con filofobia.


Todo iba de maravilla.

Ese chico parecía cumplir con lo que yo realmente buscaba en un hombre.

Era atractivo físicamente, su comportamiento era el que a mi me gustaba, me hacía reir, me hacía sentir bien y feliz, era culto y tenía propósitos de futuro, tal y como yo los tenía y quería que tuviera alguien en mi vida.

Llevábamos varios meses juntos, en los cuáles salíamos a cenar, a divertirnos, etc...

Algunas veces él se venía a mi casa o yo a la suya (ya que tenía vivienda propia al igual que yo) y teníamos relaciones sexuales sin ningún problema.

Recuerdo que una noche me invitó a cenar. Era una cena distinta...algo más romántica.

De primera me resultó raro el que me invitara a comer en ese restaurante, ya que siempre lo habíamos hecho en otros de menor nivel.

Pero yo acepté.

Estábamos teniendo una noche genial. El se comportaba de forma extraña, lo notaba distinto, como un poco más nervioso.

De repente, me dijo que quería contarme algo.

Mi corazón se agitó y me puse super nerviosa.

Pensé que me diría algo malo, y entré en estado de alerta.

Sin embargo me dijo:

"Creo que llevamos bastante tiempo juntos. Ya nos conocemos muy bien el uno al otro. Creo que podríamos dar un paso más y formalizar nuestra relación. No digo que nos casemos, pero si que podríamos vivir juntos y tener objetivos mutuos. Claro, todo si tú estás de acuerdo conmigo".

Mi corazón parecía ponerse a mil por hora.

Empecé a sudar, mi respiración se aumentó, tuve taquicardias y entré en un estado de ansiedad que cambió por completo mi comportamiento.

El notó ese cambio y me preguntó qué me pasaba. 

Yo no pude contestarle. Simplemente entré en un estado de pánico y llegaron a mi mente cientos de imágenes y pensamientos negativos que cuestionaban la relación que estaba teniendo con este chico.

Yo ya había pasado por algunas relaciones anteriores y había sufrido en varias, pero creí que lo habría superado.

No se qué me pasaba. Ya me había sucedido en otras ocasiones, pero siempre me consolaba a mi misma haciéndome creer que esa persona no era para mi y que tenía ciertas dudas sobre si me gustaba realmente o no.

Pero con este chico es distinto. Si me gusta tanto, me atrae tanto e incluso creo que estoy enamorada de él....¿por qué siento este miedo si sólo me ha pedido convivir conmigo?

Lo único que se es que no fui capaz de decirle nada en ese momento.

El se dio cuenta de la situación y no sacó más el tema.

Sin embargo, yo empecé a ponerme más nerviosa. El me preguntaba qué me pasaba y si había dicho algo que me pudiera molestar.

Yo acabé diciéndole que mejor que me llevara a casa, que me encontraba mal.

Me trajo a casa, me dejó en la puerta. Le dije Adiós, en plan seco y frío y, aunque él me preguntaba una y otra vez si me pasaba algo (incluso me pidió perdón en varias ocasiones), yo no le decía nada.

Entré en mi casa, me acosté en mi cama y por fin pude empezar a tranquilizarme.

Al día siguiente, todo cambió.

Este chico siempre solía llamarme por las mañanas. Pero esa mañana yo no le cogí el móvil.

Me mandó varios mensajes por whatsaap, pero no los contesté.

No sabía qué decirle y seguía recordando esa situación de miedo que sentí la noche anterior.

Sabía que tenía que darle explicaciones, pero no sabía cuáles serían esas explicaciones.

Yo lo único que sabía es que tenía miedo de estar con él.

Pero no conseguía comprender cómo podía sentir ese miedo si antes habíamos estado tan bien y estábamos tan unidos.

No lo entendía....no entraba en mi cabeza.

Las conversaciones entre nosotros se fueron distanciando.

Este chico incluso venía a buscarme a mi casa. Me mandaba mensajes que me decía que teníamos que hablar, que aclarar qué había pasado. 

Que si teníamos que retroceder, pues que lo haríamos.

Pero yo no quería. No se porqué, pero me veía incapaz de hablar con él y darle una explicación lógica y convincente de porqué tenía miedo de dar un paso más en la relación.

Simplemente me limitaba a esconderme y no hacer frente al problema.

Al final, nuestra relación, como es normal en todas mis relaciones, acabó enfriándose.

Fue una relación muy dura para mi, porque terminé rompiendo con este chico de una forma tan brusca, que ni yo misma me lo creía.

Pero había algo dentro de mi que me hacía entrar en tranquilidad si él no estaba presente.

Sentía amor, pero a la vez miedo.

¿Por qué me sucedía eso?

¿Por qué no era capaz de mostrar mi amor por alguien, cuando me veía influenciada por mis miedos?

Lo único que sabía con claridad es que tenía un gran problema y que debía ponerme en manos de un especialista que me ayudara a entender qué me estaba pasando y porqué.

Es entonces cuando supe más a fondo acerca de la filofobia y sus síntomas específicos.

Antonio fue quien liberó mi mente, quien aclaró mis dudas, quien me mostró porqué me pasaban esas cosas y sobre todo...qué pasos dar para salir de ese transtorno.

Yo había visitado ya varios psicólogos, pero me sorprendió muchísimo el tipo de terapia que seguí con Antonio, ya que era totalmente distinto a lo que había vivido con otros profesionales.




Con él tuve que esforzarme muchísimo (cosas que otros psicólogos no me "obligaron"), y cada paso que me enseñaba a dar, era un paso práctico, super funcional y que me hacía notar mejoras a largo plazo.

Tuve que pasar por varias etapas para superar mi filofobia:


  • Dejé de ser la misma de siempre ante ese tipo de situaciones
  • Dejé de pensar como siempre
  • Dejé de actuar como siempre
  • Dejé de sentir las mismas emociones de siempre
  • Comprendí que las soluciones se aplican, cuando ya tienes el autoconocimiento suficiente para que estés en un estado óptimo y esas soluciones funcionen

Ahora sólo me queda decir que tengo una relación estable con un hombre y que vamos a casarnos a primero de año.

Estoy en un momento espléndido de mi vida y cada día que pasa tengo más ganas de tener mi propia familia.

Ahora, miro atrás y veo en mi a una persona totalmente distinta.

Tengo que decir que ha sido un proceso duro y que he tenido que trabajar mucho para conseguir el estado mental que tengo ahora mismo, pero cuando te ponen las cosas claras y te guían de una forma correcta, el camino se hace mucho más llevadero y siempre con perspectivas de éxito.

Por mi, sólo me queda agradecer.



Bueno, esto es lo que nos cuenta Mercedes, después de un proceso más o menos largo en el cuál tuvo que cambiar muchas cosas sobre cómo enfocaba ciertas situaciones en su vida sentimental.

Y no solo eso, sino que tuvo que habituar su mente a que adquiriera un programa emocional totalmente distinto al que tenía hasta ahora y que le hacía sentir miedo sin un motivo racional y justificado.

No está mal sentir miedo. El problema es cuando ese miedo aparece sin motivo alguno y sin una causa razonable.

Ser consciente de quien eres y quien te gustaría ser, se convierte en la piedra base para construir un futuro distinto al que tienes y libre de cualquier influencia del miedo.

Hay muchas personas con síntomas de filofobia y también muchas que han superado su transtorno de una forma práctica e inteligente y sobre todo.....de forma definitiva. 

¿Te gustaría ser una de esas personas?


9 comentarios:
Deja tus comentarios
  1. Doctor le cuento mi caso. Hace dos año tuve una pseuudorelacion con un filofobico de manual y digo de manual porque cumple exactamente todos los síntomas y además llevados al extremo. Me dejó diciendo tener miedo a que saliera mal , decía "tengo miedo a que pase el tiempo", etcétera etc ...( He entendido después que tienen miedo a echar raíces , cuando me decía lo de tener miedo a que pase el tiempo creo que era a meterse en una relación y ser estable y duradera eso les crea pánico ). Pues bien , deje de hablarlo pues quede afectada en gran medida mi autoestima pero debo seguir viéndolo por amigos comunes , no muy a menudo , pero nos vemos cada X meses . Cada vez que me ve hace mil tonterías , yo lo ignoro pero sigo hablando a quien tenga a mi lado ( amigos comunes ) osea es como que si le dejo acercarse físicamente pero aunque le tenga a unos centímetros lo ignoro , como si no estuviera. He notado que si el percibe que lo dejo acercarse hace más tonterías aún , llamadas de atención incluso cae en la ridiculez. Que pueden sentir , se vuelven a ilusionar con una mínima señal ??? Sé pone nerviosismo y vuelve a hacer tonterías , a veces ienso que es una persona enferma ......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Melissa:

      Ten en cuenta que cuando una persona tiene filofobia, tiene un problema, un transtorno. Por tanto, ¿por qué compararlo con lo que hacen los demás?

      Al respecto lo que me estás comentando, es normal todo lo que cuentas, ya que cumple con los síntomas de la filofobia en si.

      Tan sólo tengo una duda: ¿Por qué necesitas saber qué siente esa persona? Tú tienes una sola opción, y es intentar que supere su problema si realmente quieres estar con él.

      Y para ello, lo primero es que sepas todo acerca de la filofobia y qué pasos dar para superarla. Todo lo demás está de más.

      Muchas veces nos rompemos la cabeza en comprender porqué alguien hace esto o piensa aquello...pero, ¿cuál es tu meta? Defínela y ve a por ella.

      Un saludo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Señor Antonio, una persona que sufre dicho problema puede empezar su reflexión diciendo : " el raro soy yo ", "yo si que soy el raro , soy raro rarísimo ", "el perro verde soy yo "...cuando te está abandonado , cuando se considera que ellos comienzan a tener consciencia de que puede haber un problema? Cuál es el punto de inflexión en el que ellos lo comienzan a apreciar dicho problema ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      Si tú no haces nada, si tú no das el primer paso, si tú no te mueves....esa persona nunca lo hará. Nunca moverá ficha sin que tú lo hayas hecho antes.

      Es por eso que cuando reaccionan es cuando suelen encontrarse entre la espada y la pared.

      Cuando llegan a forzar las cosas tanto que empiezan a sentir que todo se va a acabar, es cuando entran en estado de autocompasión y protección hacia los demás, con las típicas excusas de: "tú necesitas a alguien mejor que yo", "yo no podré darte el amor que tú buscas", "yo no estoy preparado para una relación", "es mejor que nos separemos porque al final nos haremos daño", etc...

      Lo que hay claro en todo esto y te puedo decir por experiencia, es que el tiempo por si solo no cura absolutamente nada.

      Si tú no haces nada por ayudar a esa persona, ella no lo hará por sí misma, a no ser que se de cuenta de su sufrimiento y tome conciencia de ello.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Disculpa antonio, soy una chica joven tengo 18 años y jamas he tenido una relación. Hace poco me puse a reflexionar sobre mi comportamiento en este tipo de cosas y me encontré mas de una vez leyendo articulos sobre la filofobia (buscando segun lo que yo he sentido). Sin embargo Mucho tiempo me di cuenta que no le doy importancia Hasta que me veo enfrentada a este tipo de situaciones y aun asi a veces me niego a mi misma que pueda tener esto. Muchas veces he pensado en hablar con alguien pero también eso me asusta, y últimamente me he sentido muy triste por que me cuesta demasiado entenderme sobretodo que ahora estoy conociendo un chico muy bueno pero me comporto rarisima y me asusta y siento que las cosas van a ir mal .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabiendo lo que sabes de ti...decides nuevamente intentar algo con otro chico? ¿Acaso piensas que tu futuro cambiará por si solo?

      Si no haces nada para que el pasado no se repita...¿qué impedirá que vuelvas a sentir lo mismo?

      No entiendo porqué intentas nuevamente conocer a alguien si sabes que tienes un problema y no te has puesto manos a la obra para solucionarlo.

      ¿Quieres volver a sufrir?

      Explícame.

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar
  4. Conoci a una mujer madura,con la cual comenzamos una relacion de amistad.Todo iba de maravilla la pasabamos muy bien juntas hasta que ella comenzo a evadir mis llamadas,nos comenzamos a ver cada vez menos,yo sentia que le atraia e incluso que estaba enamorada de mi,pero hacia cosas absurdas me invitaba a salir luego me cancelaba,como todos del otro lado empece a pedir explicaciones lo que la hizo salir corriendo,al final me dijo que no la buscara mas.Empece a investigar y encontre ciertas señales que me lleva a pensar que sufre de filofobia. Quiero saber si sufre de filofobia y si es posible retomar el contacto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una duda:

      ¿Sentías que te atraía porque así lo intuiste o porque te lo dijo (cosa que veo improbable)?

      Normalmente creemos muchas cosas que luego ni tan siquiera sometemos a la realidad.


      Tú mismo lo dices: "comenzamos una relación de amistad", por consiguiente, no tiene la obligación de contestarte ni un contrato que cumplir sobre cuando quedar o cuando no.

      Otra cosa es que hayáis hablado de tener una relación, de avanzar, de proyectos de futuro y ella se haya echado atrás.


      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar