La velocidad a la hora de tener una relación. Un problema grave en personas con miedo al compromiso

 

Muchas personas que padecen filofobia o miedo al compromiso, tienen un patrón algo especial, y es el de sentirse "enamorados" al poco tiempo de conocer a la otra persona.

Parece contradictorio, que precisamente el que tiene miedo sea el que quiere ir más rápido, pero esa es la realidad.



Pero aquí llegamos a un punto en el que nos saltamos a la torera muchos puntos necesarios y básicos a la hora de diseñar una relación sana, estable y duradera.


Confudiendo lo que es realmente el amor y estar enamorados


Por eso mismo que lo confundimos, creemos estarlo.

Hazte una pregunta: "¿Qué es para ti estar enamorado de otra persona?"

Seguro que me contarás lo de siempre y el cuento de las mariposas en el estómago, y esas cosas, ¿verdad?.

Sin embargo, te diré lo que supone para la mayoría de las personas el estar enamorado de otr@.

"Por desgracia se siente uno enamorado cuando conoce a alguien que suple las carencias que no somos capaces de suplir por nosotros mismos".

Ufffff.....qué chungo suena eso, ¿verdad?.

Pues así es.

Lo primero que sucede cuando conoces a alguien es que sueles escanearlo y pensar si cumple o no con tus expectativas.

¿Y cuáles son esas expectativas?

El prototipo que tienes diseñado de como sería una persona que te diera una relación de pareja perfecta.

¿Y cómo es esa relación de pareja perfecta?

Aquella en la que esa persona te de lo que tú buscas y necesitas.

¿Y qué necesitas?

Lo que no tienes.

¿Y qué no tienes?

Lo que te falta.

En resumen, en el momento en el que esa persona rellena tus carencias, se convierte en "especial para ti" y hace que te sientas llena.....es decir, enamorada.

Uno de los principales errores a la hora de definir el amor.

Quizás este Podcast te ayude a entender esto que acabo de comentarte:



Demasiado rápido


Si te das cuenta, aceleramos el proceso de conocer a alguien y tener una relación con esa persona, por culpa de nuestros pensamientos y expectativas.

Cuando conocemos a alguien, es como si de forma automática empezásemos a estudiarlo y a compararlo para ver si cumple con lo que nosotros queremos en nuestra vida o no.

De hecho, la mayoría de las personas que tienen filofobia o miedo al compromiso, comparan a esa persona bajo un listón demasiado alto, como si tuvieran que decidir en ese mismo instante si sería el padre de sus hijos o no, como si se viera el resto de su vida con ella.

Pero....¿si lo acabas de conocer? ¿para qué piensas eso?

No se puede evitar, es un proceso automático.

Lo que sucede es que cuando damos con esa persona "especial" y cumple con lo que buscamos (o mejor dicho necesitamos), ¿por qué ir despacio?

Pues tu mente te dice que debes ir "a toda pastilla", ya que es la persona idónea para ti.

Eso te hace sentir que has dado en el clavo, que por fin encontraste a la persona de tu vida, a la que será tu príncipe o princesa azul, al padre o madre de tus hijos, y todo ello en las primeras citas.

Curioso, ¿a que si?.

Y luego viene lo mejor.....LA REALIDAD

El efecto de la realidad


Pero claro, todo esto es muy bonito porque son los sueños que tus pensamientos te están haciendo ver, pero ahora hay un factor a tener en cuenta.....nuestra realidad y el momento presente.

Terminas esa cita con esa persona, le dices que te lo has pasado genial (viéndolo como tu príncipe o princesa azul y sintiéndote como el las nubes) y le comentas que te gustaría repetir esa cita.

La otra persona te dice: "Bueno, ya iremos viendo".

Y tus ojos se vuelven redondos como platos.

  • ¿Qué pasó?¿Por qué me ha dicho eso?
  • ¿Será que no me quiere?
  • ¿Será que no le he gustado lo suficiente?
  • Etc...etc...

La realidad acaba de tirar por tierra tus pensamientos y te ha hecho sentir mal.

Como te sientes mal, tu mente empieza a generar pensamientos negativos:

  • Seguro que tiene pareja y no me lo ha dicho
  • Bueno, lo más probable es que tan sólo quisiera divertirse esa noche conmigo y yo he caído en su trampa
  • Nada, me tendré que alejar de él ya que no puede ser que esta persona sea el amor de mi vida
  • Mi príncipe azul no puede decirme eso...no es lógico que se comporte así.

Y empiezas a juzgar nuevamente en comparación con tus pensamientos.



Cuando esta persona lo único que ha hecho es decirte que ya iréis viendo.

No te ha dicho nada malo, has sido tú el que has pensado y juzgado en base a tus pensamientos, dejando a un lado la realidad.

Has ido demasiado rápido y por tanto, has juzgado basándote en tu proyección de futuro y en lo que te gustaría tener, en vez de en lo que tienes.


La filofobia en este tipo de situaciones


Trabajo con muchas personas que siguen teniendo hoy en día este problema y es necesario que dejen sus historietas mentales para los comics y las pelis de ciencia ficción.

La realidad es la que es y es la única encargada de proporcionarte información fiable que emita pensamientos lógicos que a su vez generen estados emocionales correctos y acoplados a dicha realidad.

Cuando padeces filofobia o miedo al compromiso, casi de forma automática, te identificas con tus pensamientos.

Esos pensamientos siempre están enfocados en un futuro y en unas expectativas que tienes de la persona que tienes delante.

Y empiezas a juzgar a esa persona bajo ese filtro del futuro.

  • Si no cumple con tus expectativas, tienes miedo de meterte en una relación que supones que no funcionará.
Es decir, tus prejuicios sobre esa persona te hacen retirarte antes de tan siquiera conocerla lo suficiente. 

Y empiezas a sentir miedo de conocerla más, porque crees que no cumplirá con lo que se supone que es lo mejor para ti.

Pero ese concepto de "lo mejor para ti", nunca se llenará porque está basado en tus expectativas y éstas en tu pasado, con lo que en realidad lo que buscas es una perfección que nunca encontrarás.


  • Si cumple con tus pensamientos y expectativas, tienes miedo de iniciar algo, porque ahora mismo el verdadero temor que tiene es que esa realidad no se cumpla tal y como dicen tus pensamientos.
Es decir, encuentras a alguien que si que cumple con tu prototipo y tratas de que actúe así en la realidad. 

Ahora el miedo se aprovecha de que se te escape esa persona y es por eso que te hace acelerar tu realidad al máximo y juzgarla bajo el filtro de tu futuro nuevamente.

Que si debería comportarse asi, que si debería haber dicho esto, que si debería haber hecho esto otro, etc.....



Un constante juicio de esa persona, porque al cumplir con tus expectativas, lo que necesitas es que se plasmen en la realidad, y como has cometido el error de traer el futuro al presente, pues empiezas a descubrir que no coinciden (aunque tus pensamientos te dijeran que es la persona perfecta para ti), y por tanto empiezas a tener miedo de que esa realidad no sea como tú piensas.

Ambos conceptos provocan miedo.

Mejor dicho, el miedo se aprovecha de ambos conceptos.

Por eso la necesidad de ir a la velocidad correcta, en el momento correcto. 

Si aceleras tu relación con una persona, sin adaptarte a la realidad, el miedo hará que esa relación fracase.

Eso dalo por hecho.

La filofobia o el miedo al compromiso es un transtorno que se combate con mantener a la persona en la más pura realidad, bajo el momento presente en todo instante, para que así no pueda identificarse con sus pensamientos y expectativas y distorsione dicha realidad.

8 comentarios:
Deja tus comentarios
  1. La filofobia si se deja sin tratar con el tiempo va a más no?

    Muchas gracias por su ayuda con el blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es amig@, y puede convertirse en un grave problema si lo dejamos en manos del tiempo para que se solucione.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  2. No imaginas cuánto me ayuda y sana todo lo que escribes y compartes.
    Gracias por poner luz a nuestras sombras...

    ResponderEliminar
  3. De hecho ese problema tuve con mi ex pareja. A la tercera cita él me pregunta qué espero de "ésta relación que tenemos" y yo quedé impactada, no teníamos una relación. Y ya me decía que lo que no le gustaba de mi es que "no estaba segura de lo que quería y que no sabía qué nombre ponerle a esto".
    Con el paso del tiempo tenía más momentos en los que nos llamaba "una relación sentimental", según él lo éramos, yo no tenía idea. Pero a la vez decía que no éramos nada y que eso podría terminar en cualquier momento porque él no quería tener novia y queria ser libre ¿?
    Al final terminó conmigo diciendo que sentía que "lo estaba utilizando", que yo quería tener sólo algo sexual y que sentía que después de eso "lo iba a abandonar" y él no quería ser eso y nada más, que se sentía mal de estar en una relación vacía y qué por algo no se había abierto a mi, porque no estábamos destinados nomás. Estaba herido por alguna razón, yo sentía que en realidad lo quería más que él a mi, porque era muy distante y frio, hablaba mucho de sus sentimientos, pero no era cariñoso fisicamente.
    Al terminar me ofreció su amistad y dijo que todo sería normal. No fue así. Al vernos después, como amigos, estuvo todo el tiempo como si nada hubiera pasado, estuvo siempre al lado mio, y era cariñoso como al comienzo.
    Al día siguiente, me envió muchos mensajes, quejándose de que "yo guardara distancia de él", cuando él fue quien me buscó todo el tiempo y no se separaba de mi. Y que yo estaba jugando con sus sentimientos y qué se yo ¿?
    Al final me prohibió estar cerca de sus amigos y que por favor no le hablara y que no tuviera contacto con él porque lo incomodo y que no quería abrirse más conmigo porque "no es de mi hablar de sentimientos y emociones, pero contigo he aprendido cosas de mi como nunca antes con nadie más, me empujas al límite". ¿Como es la cosa, no que no se había abierto conmigo, ahora resulta que lo hizo demasiado?
    Yo acepté evitarlo. Nos vimos unas semanas más tarde y fui distante, estuve todo el tiempo con una amiga y él trató de acercarse a mi,pero lo evadí como él quería. Estuvo sensible e irritado todo el tiempo, luego me dijo que estaba sentido porque "lo ignoré y fui muy fría" ¿? Y se enojó porque estuve con un amigo y le presté más atención que a él.
    Al final, no espero nada de él y no quiero entender lo que piensa, porque un día dice una cosa y al siguiente otra, no está feliz con nada. No creo que de verdad quiera tener una amistad como si nada, porque un amigo no se incomoda con tu presencia.

    ResponderEliminar
  4. El quid de la cuestión y el verdadero reto a la hora de reconquistar es saber si se está yendo demasiado rápido, o demasiado lento, y ver si la frialdad de la persona con filofobia es tal o es indiferencia. Mi caso parece ser que la otra persona tiene puro miedo, porque cuando la hablo parece en el fondo tener alguna gana de hablar, solo que si no inicio conversacion ella no lo hace tampoco. Si,ya se que la pareja tiene que llevar la iniciativa... pero cuanto tiempo, hasta que la otra parte se decida a iniciar una conversacion ella misma? He ahí una cuestión, que me imagino se haran muchas personas en esta situación...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿¿¿Me estás preguntando hasta cuánto tiempo tienes que tomar tú la iniciativa???? ¿Me estás dando a entender que te cansas de hacer algo por la persona que quieres? ¿O quizás que lo haces por esperar un resultado concreto y luego después ya pasamos a la rutina y a obviar emociones?

      Yo llevo toda mi vida llevando la iniciativa en mi relación de pareja, la cuál dura ya 10 años y cada vez va a mejor, cada vez más feliz, cada vez ella también más feliz, y sin la necesidad de esperar que ella tome la iniciativa de nada.

      Así que es cuestión que replantees ciertos aspectos en temas de "relaciones de pareja", porque están mal (a mi humilde parecer).

      Lo que te puedo aconsejar es que si tienes que llevar la iniciativa, lo hagas. No te preocupes por cosas que no puedes manejar, por ejemplo por cuándo la otra persona dará ella el paso y se sentirá mejor.

      Tú camina siempre en pos de ayudarla y a la vez sentirte bien tú creando una buena relación. Lo demás no es cuestión de un tiempo determinado, sino del efecto que lleva.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar
  5. Hola Antonio,

    Entiendo lo del control por parte de la persona que no tiene filofobia, ya que esta se ha de anclar a la realidad y por sus miedos no es capaz de hacerlo por si sola (esto en la fase en la que ella ya ha huido y esta encerrada en su esfera de control).

    Suelen ser personas que cuando estan en esa fase responde con frialdad, y mas si lo comparamos a como lo hacian en la relacion,esto produce en la persona que recibe la contestacion, incertidumbe, desasosiego y algo de ansiedad...¿como gestionar estas situaciones? Reconozco que en el fondo el que empieza a tener miedo a sus posibles respuestas acabas siendo tu... En muchos casos, supongo que esta situacion crea inseguridad hacia la persona no filofobica

    ¿Me podrias dar tu opinion profesional al respecto?



    Gracias por tu blog, nos ayudan mucho tus palabras

    Saludos

    ResponderEliminar