El momento exacto en el que me dice que no está preparado para tener una relación de pareja. ¿Qué debo hacer?

 


Todo va bien con esa persona que tanto te gusta, y de repente, de la noche a la mañana, se va todo al garete usando mútiples excusas opciones:

  • Tengo miedo y creo que al final hemos ido demasiado deprisa
  • Te quiero mucho pero no quiero hacerte daño, y si seguimos juntos al final sufriremos ambos
  • Creo que es mejor dejarlo, porque no estoy seguro de si esto es lo que yo quiero
  • No es por tu culpa, sino un problema mio

¿Te suenan esas palabras?


Y ahora nos encontramos con la siguiente cuestión: ¿Cómo actúo ante esto?

Cómo actuar en ese momento


Pues vamos a puntualizar que tus acciones vendrán determinadas por lo que quieras conseguir, es decir, probablemente me dirás que quieres que vuestra relación no se rompa, ¿a que si?

Por lo tanto, ¿qué es lo que se supone que todo el mundo hace en ese momento?

Pedir explicaciones e intentar aclarar el tema.

¿Qué provoca eso en la otra persona?

Que como no sabe ni porqué te ha dicho eso ni en qué se fundamenta para decirlo (sólo sabe que tiene dudas y sus expectativas le hacen temblar de miedo), pues lo pondrás en un aprieto todavía mayor.

¿Entonces no es bueno preguntarle nada?

Aquí nos pararemos un poco para aclarar ciertas cosas que son necesarias.

Tenemos que dejar claros antes unos puntos:

  • Si has llegado a este punto de la forma correcta.
Es decir, has pasado por todos los pasos para que tu relación haya llegado el momento de formalizarla en cierto grado.

Ha pasado un tiempo considerable, has pasado por etapas de procesamiento de la información y de adaptación, habéis pasado con suficiente calma de un punto a otro, os conocéis lo suficiente, vuestra relación no ha sido ni muy intensa, ni demasiado explosiva, etc...

Una serie de cosas que parecen olvidarse, y cuando uno ve que la cosa va bien, parece que se lanza como un cohete, hasta que explota todo.

En resumen, has llevado un inicio de relación consciente y controlada.

En este punto, tienes que plantearte que quizás haya ciertas dudas a trabajar cuando es la otra persona la que te dice que no sabe si está preparado/a. No es normal que si os pasáis varios años de pareja, no esté "preparado/a" para avanzar, al igual que no es normal que llevéis un año saliendo juntos y tenga miedo de ser novios, por ejemplo.

Por tanto, esas dudas hay que solventarlas y trabajarlas de la forma correcta y haciendo que la otra persona no sea tan radical, es decir, no hay que terminar la relación porque existan dudas.

Si la persona que tienes delante pasa de un punto a otro de forma extrema y radical, tienes que barajar la posibilidad de que tenga filofobia o miedo al compromiso.

Y si es así, pues pasamos a lo que probablemente habrá pasado realmente, que es el siguiente punto.

  • Cuando queréis formalizar vuestra relación de forma precipitada.
Es lo más común y es la herramienta número uno que usan las personas con filofobia. De hecho se convierte en uno de los principales errores que sin darnos cuenta, aparecen en este tipo de relaciones.

Como va todo tan rápido al principio, como fue todo tan intenso, tan explosivo, tan "eres la persona de mi vida" y cosas de película, pues pasa lo que pasa.

Que llega la hora de materializar todo eso y hay que buscar pañales por todos sitios.

La persona que padece filofobia, al ver que sus expectativas pueden hacerse reales (pero reales de verdad), entra en pánico porque: "¿Y qué pasaría si todo fracasa?....Pues para sufrir después, mejor ni lo intento".

Y entonces te dice que no está preparado para una relación.

Y con fundamentos, porque probablemente tú tampoco lo estés, y te has limitado a seguir la inercia de la otra persona, que para colmo padece un problema y su gestión emocional es muy limitada.

Por tanto, en este punto...¿es bueno ese ajuste de cuentas para ver el porqué no se puede formalizar vuestra relación e ir más allá?

La respuesta es no.

Si entras en pedir explicaciones de porqué al principio era todo tan intenso y bonito y ahora que quiero más, se rompe todo, esa persona que padece filofobia se irá corriendo a casa porque no sabrá qué decirte.

Ese es el problema que no todos entienden.

¿Por qué? Porque en ese momento cuando te dicen cosas como esa, parece como si se hubieran reído en tu cara.

Como si hubieran jugado con tus sentimientos.

¿Culpables de eso? En gran medida tú, por dejar tus emociones en manos de un tren de alta velocidad sin maquinista ni freno.

¿La otra persona es culpable de algo? Pues de iniciar algo y encender la mecha.

Pero ambos sois culpables y no te corresponde a ti el papel de víctima, porque la cosa no es tanto como la pintan.

Por tanto, ¿pedir explicaciones para qué?, si probablemente se irá corriendo todavía más lejos y acabarás consiguiendo que te bloquee de redes sociales, whatsaap, etc...

Mejor déjalo correr y ahora te explico en este video cómo comportarte en ese momento.


2 comentarios:
Deja tus comentarios
  1. Hola Antonio.

    Muy bueno tu video. Yo he retomado el contacto con el chico que decidió alejarse de mi y nos hemos visto un par de veces como amigos. Este fin de semana nos volveremos a ver.

    En el video comentas que es bueno hablar del tema, pero a mi me da la sensación que sacar el tema puede hacer con que la persona sienta de nuevo rechazo.

    Preguntarle porqué sintió miedo. Creo que la pregunta de “ahora sientes miedo”? Es muy buena porqué seguramente la respuesta será NO, y esto le hará recapacitar de que no todo es tan malo como lo vé, pero creo que la pregunta para sacar el tema es muy peligrosa.

    Me recomiendas que ahora que estoy retomando contacto le haga este tipo de preguntas? Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que comento en el video es para momento más concreto. Ya después las pautas cambian un poco y deberías trabajarlas de otra forma.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar