Uno de los principales problemas por el que las personas no superan sus miedos

 

Bueno, problemas que impiden que superes tus miedos hay un montón.

Pero cuando hablamos de filofobia o miedo al compromiso, la cosa cambia.



¿Por qué cambia?

Porque aquí entra en juego el factor de subestimar el problema.

¿Ehhh?¿Eso qué quiere decir?

Pues que la gran mayoría de personas subestima el problema que tiene, o si está viendo que alguien lo está padeciendo, siguen sin percibir su gravedad.

No te estoy pidiendo que sea necesario que te conviertas en una persona sumisa y que lo da todo por los demás sin importarle nada (cosa que tampoco estaría tan mal como piensas), pero si que veas un poco que este problema es un verdadero problema.

Y valga la redundancia, el no ver la filofobia o miedo al enamorarse como un problema serio, es el gran problemón que existe hoy en día, tanto si eres tú quien la padece, como si estás iniciando una relación con alguien que la tiene.

Un ejemplo para que lo entiendas mejor


"Hola Antonio, me pongo en contacto contigo para comentarte que me he dado cuenta que tengo filofobia. 

He leído varios artículos de tu blog y por fin puedo entender que lo que me pasa es un problema y que ha sido la causa de que siempre tuviera miedo en mis relaciones cuando parecían que iban bien.

Ahora estoy iniciando una relación con un chico que me gusta mucho y por el que siento algo muy especial y me gustaría hacer algo para que mi pasado no se volviera a repetir.

Muchas gracias por tus artículos."

Este es un mensaje típico que recibo a diario en decenas.

Que nadie se sienta ofendido....ya sabes que aquí nunca expondré mensajes originales a no ser que la persona me haya dado el consentimiento expreso para que así sea.

Pero bueno, vamos al grano.

Esta chica es consciente que tiene filofobia.

Le respondo mediante un email y le explico un poco la situación y varias cosas para que tenga un mejor concepto del problema y de lo que realmente es estar pasando por este transtorno.

"¿Quieres que hablemos?" -le pregunto en el email

¿Respuesta por su parte? Ninguna (sonido de grillos).

Le mandé varios días después un email con un artículo que le iría muy bien para que empezara a dar los primeros pasos.

¿Respuesta por su parte? Abre el email pero no pincha en el artículo (emoticono de ojos como platos).

Al cabo de una semana recibo un email por su parte contándome cómo está volviendo a sentir lo mismo que le pasó en su pasado, pero ahora con este nuevo chico y que volvía a tener miedo, dudas e inseguridad de qué tenía que hacer.

El email acababa pidiendo ayuda a gritos para que supiera qué hacer.

Le respondo y le digo si le gustaría hablar online y así pudiera darme más detalles. Le envío el enlace de la consulta gratuita....te repito...¡¡gratuita!!.

¿Respuesta por su parte? Abre el email pero ni si quiera contesta.

Al cabo de un tiempo me vuelve a escribir diciéndome que al final no pudo hacer nada, que ese chico la dejó porque se volvió muy dura con él, lo dejó plantado varias veces (presa de sus inseguridades), y que para colmo, ella hasta había sentido alivio provocado claro está, por su filofobia.

Que estaba destrozada y que no sabía qué hacer.

¿Qué crees que hice? ¿Que le respondí o que no? (Lo dejo en la intriga).

Quizás no le veas sentido a este caso que te acabo de explicar, pero si que la tiene, y mucha.

Las personas de hoy en día, cuando se enfrentan a un problema como la filofobia, acaban por cometer un grave error, y es el no darle la importancia que se merecen.

Si ves todas las entrevistas que he realizado, todos los profesionales que han hablado sobre este problema, acaban diciendo lo mismo:

"El tiempo no cura una mierda.....y si no te mentalizas que tienes un problema y te mueves para hacer algo, al final sufrirás las consecuencias multiplicadas"

Pues nada, la gente sigue en su linea de creer que las cosas se solucionan solas.

Ahora por ejemplo, la cosa está algo distinta.

Cuando doy oportunidades a la gente como la que he hecho hoy mismo a todos mis suscriptores (para que tengan oportunidad de contarme sus problemas cara a cara), las personas que verdaderamente están sufriendo este problema, no la desaprovechan.

Veo que ya se le está dando la importancia que se merece a este problema.

Pero claro, todo depende del criterio de cada uno.

Por cierto, aunque no se si ya es muy tarde, todavía creo que hay algún hueco para que puedas aprovechar esa oportunidad de la que te hablo (Entra aquí).

Cada uno le da a la filofobia la importancia que creen conveniente, y eso puedo entenderlo.

Lo que no entiendo es cómo después no eres consecuente contigo mismo y aceptas que podías haber hecho algo para mejorar, pero no se te pegó la regalada gana.

Así de claro.

El problema, al final no es el miedo.

El problema eres tú y tu actitud de no crecer o impedirte a ti mismo tu propio bienestar.

¿Eres tú de ese tipo de personas? Pues deberías pensártelo bien si te has sentido identificado con lo que acabo de comentar.

¿Tienes filofobia o miedo a enamorarte y no has hecho nada para evitarlo y controlar ese problema?

La gran diferencia con el que si se mueve y busca hacer algo para superar el problema que sufre


Pues la diferencia es grandísima. Bestial.

Está el que se queja, se queja y sigue quejándose, y el que deja de quejarse y se pone a trabajar.

Pero antes de trabajar, hay que saber qué hacer.

Y una vez lo sabes, seguir.

Cuando tienes filofobia o estás intentando tener una relación con alguien que lo tiene, el factor del desánimo es algo que siempre sobreviene a tu mente.

¿Por qué?

Por lo hablado antes....no le das la importancia que se merece a este problema.

Lo subestimas y entonces es cuando te da fuerte.

¿Que voy a invertir en solucionar este problema que es una tontería?

¡¡Venga ya!!

Pues nada, a seguir lamentando las consecuencias.

Pero cuando decides probar, el resultado es este:

Valoración sobre mi "Mail Terapia"


Valoración sobre mi Curso "Relaciones Sin Miedo"


Valoración sobre mis Sesiones Online

La cuestión es moverse para conseguir resultados.

Si no obtienes los resultados que deseas, es porque no te mueves.

Y seguirás sin alcanzar nada, si sigues sin moverte.

Así de fácil y de sencillo.

Personas que han pasado de estar sufriendo como tú, a estar libres de miedos y de problemas.

¿Cuál es la diferencia entre ellos y tú?

La conciencia ante el problema y la puesta en acción.

Por este motivo es por el cuál uno de los principales problemas por el que las personas que se enfrentan al miedo en sus vidas, nunca consiguen superarlo.


No hay comentarios:
Deja tus comentarios