Cuando tu pareja dice que no está a tu altura. Cómo evitar esa excusa.

 

Un comportamiento típico de personas con miedo al compromiso, es alegar que no está a la altura de la otra parte.

Siempre he hecho alusión a que las relaciones con personas filofóbicas o miedo a enamorarse, empiezan con una intensidad bestial. Demasiado bonito para ser real.



Y son precisamente ellas (que se suponen que son las que tienen miedo), las que van a toda pastilla.

Y claro, ¿qué le queda a la otra parte? Pues de lo bien que se siente (sobre todo si esa persona coincide con su prototipo de pareja ideal), sólo quiere seguir el ritmo y desear que no se rompa.

Pero se rompe...te aseguro que tarde o temprano se rompe.

Las personas que tienen filofobia o miedo al compromiso, suelen iniciar siempre sus relaciones a una velocidad por encima de lo normal, debido a que necesitan buscar justificantes para sus expectativas lo antes posible.

Y claro, cuando encuentran a alguien que cubre dichas expectativas, se sienten maravillosamente bien.

Hasta que la otra persona empieza también a reforzar dicho avance.

Y ¿sabes qué pasa cuando eso ocurre?

Pues que la persona con miedo, empieza a retraerse.

¿Sabes porqué?

Porque está mejor con sus expectativas que con la realidad.

El miedo es algo que tiene como finalidad alejarte lo máximo posible de tu realidad. 

Tus miedos quieren que te identifiques con ese tipo de pensamientos negativos y te alejes de lo que estás viviendo realmente.

Por tanto, cuando la otra persona refuerza las expectativas y la persona con filofobia ve que todo eso se puede hacer realidad, empieza a tener miedo de no saber cómo afrontar dicha realidad.

Es como si todo fuera genial, ambos habéis seguido un ritmo bestial, todo parece que va de maravilla y de repente, la persona tiene miedo de que esas expectativas (que sólo son pensamientos), se hagan realidad.

Es como si trajese el futuro aquí delante, al propio presente.

Y la persona se ve incapacitada de hacerle frente.

Pero en realidad no hay nada....sólo son pensamientos, que la otra parte ha ayudado a reforzar llevando una velocidad tan absurda en la relación.

No estoy a la altura


Y entonces, como por arte de magia, la persona que tiene filofobia, vuelve a recobrar la conciencia sobre si misma y sobre la realidad que está viviendo.

Es como si pusiera los pies en el suelo, abandonase sus pensamientos estúpidos e inútiles y viera la realidad, pero la realidad real.



Una realidad en la que estás teniendo una relación con alguien que apenas conoces.

Una realidad en la que estáis haciendo proyectos de futuro, sin saber si realmente estáis enamorados o no, porque no ha pasado el suficiente tiempo para saberlo.

Una realidad en la que habláis de lo mucho que os queréis, sin saber si todo funcionará o no, porque sientes que no conoces del todo lo que estás haciendo.

Y entonces, la persona con filofobia se encuentra con una pareja con la que realmente tiene miedo de materializar una relación.

¿Por qué?

Porque han llevado un inicio de relación demasiado acelerado.

Realmente todo ha sido un juego de pensamientos y suposiciones.

¿Y ahora voy a materializar todo con esa persona? ¿En serio? ¿Me voy a jugar mi futuro emocional?

Y esa persona decide parar y detener la relación.

Pero claro, se encuentra con una pareja que ha contribuido a que esa velocidad se desarrolle.
Y....¿cuál es la excusa y el justificante para el momento?

Pues que no estoy a la altura de lo que esa persona me demanda.

¿Pero qué dices? Si has sido tú quien ha empezado a acelerar todo.

Eso no importa ya.

Lo que importa es que la persona con filofobia, al poner los pies en la realidad demasiado tarde, se encuentra con una pareja que le demanda algo a lo que teme hacerle frente.

Y entonces la excusa de que no está a la altura, es la que suele usarse en estos casos.

¿Qué puedo hacer?


  • Llevar correctamente las etapas de la relación, sobre todo al principio

  • Conocer lo máximo posible el comportamiento de las personas con filofobia y el porqué suelen iniciar sus relaciones de forma tan intensa y acelerada

  • Frenar y trabajar lo máximo posible la realidad y el refuerzo emocional de cada etapa de la relación

  • Reforzar el hecho de que en la primera etapa, no sois pareja y no sabéis si lo seréis

  • Ser asertivo y comunicar cada estado emocional acorde a la realidad y no a nuestras expectativas, aunque esto suponga "decepcionar" las expectativas de la otra persona.

Y tú....¿has vivido una experiencia similar con alguien que tiene filofobia o miedo al compromiso?




2 comentarios:
Deja tus comentarios
  1. Esta excusa también la puede poner una persona filofobica que se encuentra en una especie de "quiero y no puedo" durante años con una misma persona por la que sienten amor, yendo y viniendo, intentando acercarse y volviendo a huir, y no sólo con alguien que acaba de conocer, de quien evidentemente no están realmente enamorados, y con quien iba muy rápido.

    Por desgracia me he encontrado con alguien en esta situación. Es una de las últimas excusas que se puso. Es como que, después de todo ese tiempo tan "frustrante", es una forma de autoconvencerse de que no tienen un problema real, sino que ellos no pueden hacer feliz a esa persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Sandra...tú lo has descrito a la perfección, pero si te pones manos a la obra, podrás hacerle ver a esa persona que todo eso es inventado.

      Un abrazo y gracias por comentar.

      Eliminar