Los 3 errores más comunes a la hora de intentar superar tu filofobia

 

La filofobia en sí es un transtorno que no debemos subestimar, pues puede provocarnos muchos quebraderos de cabeza y alterar nuestra felicidad emocional.

Existe un momento en la vida de las personas en la que puede llegar a descubrir que tiene miedo a enamorarse o a tener relaciones sentimentales con otra.



Comprometerse emocional o sentimentalmente con alguien, puede resultar un auténtico sufrimiento que llena de dudas tu cabeza y te hace replantearte que quizás esa no sea la mejor opción.

Es entonces cuando empezamos el camino hacia el fracaso.

Un fracaso lleno de errores y que poco a poco se van acumulando hasta convertir el problema principal, en un verdadero caos.

Por tanto, como no quiero que cometas esos fallos, te voy a resumir los 3 errores principales que pueden cometer aquellas personas que están bajo el efecto del miedo emocional o la filofobia.


Luchar contra el miedo


No se lucha contra el miedo, sino que se saca la información que nos está tratando de transmitir y luego lo encasillamos en su sitio correspondiente para que no influya de forma excesiva en nosotros.

Es como si tuviéramos que entender lo que nos está diciendo un pesimista sin que nos transmita su pesimismo.

Pero todavía vemos al miedo como el enemigo número uno al que hay que derribar y destruir por completo.

El miedo es un buen aliado si sabes cómo tratarlo e impedir que te manipule y te lleve a su terreno.

Lo que sucede es que eso nos parece ilógico.

¿Cómo vamos a hacerle caso al miedo? ¿Tendremos que destruirlo, no?

Pues no.

Por mucho que destruyas tus miedos, eso no acabará con los problemas de los que te estaba alertando.

Y cuando tienes filofobia, el miedo tiene que hacerte llegar una información muy valiosa.

Ahora el problema está en que entiendas lo que trata de transmitirte o no.

La mayoría de las veces no hablamos el mismo idioma que nuestros miedos, por lo que al no entender lo que nos dice, caemos bajo su influencia y control.

Un verdadero problema que la gente sigue sin entender.

¿Has probado a poner tus temores encima de la mesa para estudiarlos y tratar de descifrar qué es lo que tratan de decirte?

Me imagino que no, porque ni tan siquiera quieres acercarte a ellos por todo lo malo que crees que te transmite.

Pero ese tópico tiene que desaparecer y si no consigues entenderlo tendrás el problema de eliminar de tu vida a una fuente de información muy valiosa.

Imaginas que consigues no tener miedo nunca y te enfrentas a alguien diez veces más fuerte que tú, diez veces más alto y diez veces más preparado.

Y tú te lanzas ahí creyendo que conseguirás vencerlo ya que no tienes miedo.

¿Sabes lo que pasará?

Que perderás.

¿Sabes porqué?

Porque no has tenido miedo.

¿Y sabes qué trataría de transmitirte el miedo con su sensación?

Que quizás no estabas preparado ni disponías de los recursos suficientes para vencer a ese adversario.

Pues con todo sucede igual.


Estudiar las amenazas


Muy simple.

Tienes miedo, sales corriendo, te escondes en tu casa, te tapas con una manta y te pones a llorar.

¿Qué es lo que te ha hecho que hagas eso?

Casi seguro que no lo sabes.

Sólo sabes que tienes miedo, pero no sabes definir el porqué.

El miedo lo que hace es avisarte de una posible amenaza.

Ahora te toca a tí estudiar y determinar esa amenaza y ver si es lógica o no.

"Siento miedo porque esa persona me ha dicho que está enamorado de mí"

¿Y cuál es la amenaza que pone en peligro tu estilo de vida?

El amor.

¿Y el amor es acaso algo malo?

Pues no (Lee este post y sabrás porqué?

¿Entonces porqué huyes de él?

Porque si dice que me ama, entonces querrá casarse conmigo y tener algo más serio.

¿Y eso porqué? ¿Acaso se lo has preguntado a la otra persona?

No, pero seguro que será así.

¿No sabes que eso se llaman "prejuicios"?

Si.

¿No te das cuenta de que en este preciso momento has sacado conclusiones precipitadas y te has dejado llevar por el miedo a cosas que todavía no han pasado ni sabes si realmente pasarán?

Probablemente no.

Porque el efecto del miedo es superior y te controla.

No eres capaz de determinar qué es lo que te amenaza y es por ello que no puedes estudiar tu situación de forma lógica y razonable.

Y como no entiendes nada, caes en el efecto del miedo que te hace correr y esconderte.



Aceptar a tu "yo temeroso" sin más remedio



El "yo temeroso" es tu versión bajo el efecto del miedo.

Imagínate a tí mismo bajo el efecto de algún tipo de miedo.

¿Cómo te ves, cómo te comportas?

Pues ese es tu "yo temeroso".

Esa forma miedosa tuya, lo único que está haciendo es pedirte ayuda para que le soluciones tu problema.

Y ¿sabes qué es lo que haces tú?

Dejar que tome el control.

Es como si viene el pesimista a darte información valiosa y le dices: "Yo no puedo con eso, hazte cargo tú".

¿Sabes las probabilidades que existen de que todo fracase si dejas que tu "yo temeroso" tome el control sobre tí?

Muchas.

Porque esa figura miedosa que tienes en tu interior, lo único que te está pidiendo es que le ayudes a sobrellevar aquello que lo ha amenazado y atemorizado.

A sobrellevarlo y encontrar alguna solución que no lo haga sentir de la forma en la que se siente.

Sin embargo, tú vas y dejas que él haga lo que le plazca e ignoras esa petición de ayuda que te rogando.

Casi todo el mundo tiene miedo de enfrentarse y hablar claro con ese "miedo". Parece un juego de palabras, pero en realidad tiene mucho sentido.

Pero apenas escuchamos a esa voz temerosa que tenemos en nuestro interior para intentar descifrar lo que trata de decirnos.

Creemos que le gusta ser así y a nadie le gusta sentirse bajo el efecto del miedo.

Por tanto, cuando aprendes a controlar a tu "yo temeroso" y a entablar con él una relación de mutua ayuda, la cosa cambia mucho y el miedo empieza a quedarse sin armas con las que atacar.

Cuando tienes filofobia, todos estos errores se acrecentan mucho más debido a que suele costar un poco más definir a qué le tenemos miedo, de qué trata de alertarnos (su amenaza) y cómo es nuestro "yo temeroso" bajo ese tipo de temores.

La gente se ciñe a decir que tiene miedo al amor o a enamorarse y tener relaciones de pareja, pero esa no es la verdad.

Ese es el camino más corto para no afrontar la verdad.

El camino que conduce hacia el autoengaño y el mundo que el propio miedo ha creado para tí.

¿Enfrentarte a él? No.

Tus temores ahora mismo son como un niño malcriado el cuál has educado mal y al que prefieres dar lo que te pida por no escuchar sus llantos y gritos.

¿Está eso bien? No.

¿Entonces porqué lo haces? Por miedo a ese miedo, valga la redundancia.

¿Y cómo mejoro, controlo y defino ese temor?

Paso a paso y usando la técnica correcta, puedes controlar cualquier tipo de miedo que tengas, en especial la filofobia.

Sólo queda que tú quieras realmente salir de ese temor y ver la verdadera realidad.

¿Te atreves a ser una persona libre de miedos emocionales?


No hay comentarios:
Deja tus comentarios