La comunicación asertiva con las personas que tienen miedo a enamorarse

 

¿Sabes qué es la comunicación asertiva y porqué es tan importante en las personas que tienen filofobia o miedo a enamorarse?

Muchas veces hablamos de asertividad y no sabemos lo que es realmente ni tampoco la importancia que tiene a la hora de relacionarnos con los demás.



Pues cuando esto lo pasamos a la relación que tenemos con alguien que tiene miedo al compromiso, la cosa es todavía más importante.

No por la persona que tenemos en frente, (que también), sino por nosotros mismos.

Si quieres ayudar a esa persona que tiene miedo, tienes que evitar caer en sus propios juegos, y para ello, mantenerte en la realidad es fundamental.

Tener una comunicación asertiva y saber cómo llevarla a cabo correctamente, sin duda te ayudará en esa labor.

¿Qué es comunicarse asertivamente?


Es expresar tus deseos, gustos, pensamientos y acciones en pos de tu bienestar y el de los demás.

En pocas palabras, es ser fiel a uno mismo, sin que eso suponga una violación del bienestar de la otra persona.

Este tipo de comunicación te ayuda en tu vida personal pues:

  • Te ayuda a eliminar el estrés y la tensión diaria

  • Mejora tus relaciones sociales y con tu entorno


  • Refuerzas el concepto del bienestar y tu propia felicidad

  • Ayudas a los demás creando un concepto adecuado de ti mismo

En definitiva, siempre sales ganando, aunque creas que no.

¿Por qué nos cuesta tanto comunicarnos asertivamente?

Porque tenemos miedo de la reacción que nuestras palabras o acciones puedan provocar en los demás.


¿Por qué es tan importante la asertividad en alguien que tiene filofobia?


La filofobia es un miedo disfuncional a crear compromisos emocionales con alguien por el que sientes algo.

Disfuncional quiere decir que no se somete a la realidad, que no es lógico, que no funciona bien ni es acorde a como debería ser.

Es un miedo que se basa en expectativas que no son reales.

¿Sabes cuál es el principal enemigo de los miedos disfuncionales?

La realidad.

Ten en cuenta que nuestros miedos están basados en un pensamiento negativo.

El objetivo de los pensamientos negativos es que nos identifiquemos con ellos.

Cuando hacemos eso, perdemos control sobre nuestra realidad y nos vamos a una dimensión que no podemos controlar y que controlan nuestros pensamientos.

Por tanto, al caer en el efecto de dichos pensamientos, no podemos evitar sentirnos mal.

A nuestro cuerpo le da igual si es verdad o mentira lo que está pasando, porque él sigue creyendo que todo lo que ocurre en la mente, es cierto, por tanto el efecto emocional que nuestro cuerpo siente, es el mismo tanto si nos inventamos algo, como si ocurre realmente.

¿Qué debemos hacer para volver de esa dimensión y no dejar que nuestros pensamientos negativos que nos provocan miedo, nos arrastren?

Agarrarnos lo máximo posible a nuestra realidad, a nuestro momento presente.

¿Y cómo ayudamos a alguien que quiere hacer eso?

Con la comunicación asertiva.

¿Aunque le duela dicha comunicación?

Realmente no es que le duela, es que le hace chocar y romper sus expectativas. No es la realidad la que le hace doler, sino la ruptura de sus expectativas.


Estamos ayudando a que esa persona se mantenga aquí, en el momento presente y no se deje arrastrar por sus pensamientos negativos que son los que le hacen sentir miedo.

¿Por qué nos cuesta tanto comunicarnos asertivamente con alguien que tiene miedo?


Trabajo con muchas personas que están intentando ayudar a su pareja o a la persona a la que quieren a eliminar sus miedos, y la asertividad se convierte en el principal obstáculo a la hora de ponerla en marcha.

¿Por qué?

Porque los que tenemos miedo somos nosotros.

¿Miedo a qué?

A que la otra persona se enfade, reaccione mal, etc... y podamos perder lo poco que tenemos.

En otras palabras, preferimos la mediocridad que la claridad.

En nuestra mente no está el concepto: "Si voy a tener algo a medias, mejor no tenerlo"

Y preferimos la mentira que la verdad y la claridad emocional.

Un día de estos escribiré sobre un tema que estoy estudiando a fondo: "Si tienes una pareja con filofobia, plantéate que quizás puedes llegar a tenerla tú también"

Siempre solemos atraer cosas que nosotros tenemos, carencias que llevamos desde pequeños y fallos que nos gustaría mejorar.

Por tanto, si tengo muchas relaciones con personas con miedo, quizás debería preguntarme si no soy yo quien también tiene miedo.

Y eso se ve cuando se le pide a esa persona que se comunique asertivamente y te dice directamente que tiene miedo.

Ahí se ve que muchas veces somos nosotros los que tenemos miedo y por eso hemos atraído a nuestra vida a alguien con más temor aún.

Pero bueno, ese es otro tema.....

El punto aquí es porqué nos cuesta tanto ser asertivos.

Esa persona te dice: "Perdona, pero tengo miedo de hacerte daño"

Y en vez de responderle: "¿Daño tú a mi? ¿Y por qué me ibas a hacer daño? De hecho, ya me lo acabas de hacer precisamente por decirme que no quiere hacérmelo. Deja de preocuparte por no hacerle daño a los demás (que ya somos mayorcitos para cuidar de nosotros mismos) y preocúpate por no hacerte daño tú, que estás todo el día haciéndotelo con esta forma de pensar que tienes"

Le respondemos con súplicas, llantos, excusas, y autoengaños para que esa persona no nos abandone....

O peor aún respondemos enfadándonos sin hacer que la persona entienda lo que realmente le es útil: ¡¡Que no tiene derecho a preocuparse por los demás si no se preocupa antes por si mismo!!.

Y así con todo.

Ser asertivos es algo que debemos aprender y para ello, es necesario conocer y controlar nuestras emociones.

Trabajar sobre nuestra propia Inteligencia Emocional es algo muy importante si queremos trabajar ayudando a otros a que superen sus miedos.

¿Te has visto en una situación similar y te ha sido difícil comunicarte asertivamente con alguien que tiene filofobia o miedo a enamorarse?



2 comentarios:
Deja tus comentarios
  1. Buenas tardes Antonio: la filofobia puede estat relacionada con el apego evitativo? Podrias hacer un post al respecto.
    Gracias por todo

    ResponderEliminar
  2. "Si tienes una pareja con filofobia, plantéate que quizás puedes llegar a tenerla tú también"

    Es algo que como "víctima" de una relación de años con alguien con filofobia me he planteado mil veces. He acabado empatizando por el hecho de que esos pensamientos negativos que se que ella tiene y que le arrastran a actuar de esa forma, los he acabado teniendo yo, aunque de momento no me dejo llevar por ellos. Sin embargo reconozco que son absurdos y se basan en preocupaciones sin sentido, pero no puedo evitarlos, sólo reconocerlos (ya que me he empapado bastanre sobre el tema de la filofobia) y sobrellevarlos. Aunque temo que puedan llegar a más, pues es difícil no salir "tocado" de este tipo de relaciones que parecen nunca acabar.

    ResponderEliminar