Mi pareja tiene filofobia. ¿Qué no debo hacer? Error nº 2

 

Ya vimos el error nº1 que se solía cometer cuando tu pareja tiene filofobia o miedo al compromiso.

Ahora vamos al segundo error más frecuente que se lleva a cabo ante este tipo de situaciones en las que no eres tú el que padece el problema, sino el que sufre sus consecuencias colaterales.



Y vamos a aprovechar que estamos hablando de "problemas", para entrar en este error, porque precisamente se trata de usar en exceso ese término.


Decirle a mi pareja que tiene un problema y obligarla a que lo acepte


"Tienes un problema y necesitas atención psicológica o ayuda de un profesional".

Bonitas palabras, ¿verdad?

Bueno, bonitas para el que las dice, porque se libera de culpa y carga la responsabilidad del fracaso a la otra persona.

Y quizás sea cierto, pero no es grato.

A nadie le gusta que le digan que tiene un problema y que necesita ayuda.

Piensa por un momento si te lo dijeran a ti.

¿Qué visión tendrías de esa persona que te lo ha dicho?

Seguro que de forma inconsciente e instintiva, te sentaría mal, ¿a que si?.

Pues imagínate cuando estás iniciando una relación (o de lleno en ella), y tu pareja rompe de repente contigo.

Alega que tiene miedo, y descubres por tus propios medios que tiene filofobia y que tu pareja pues está padeciendo en primera persona este transtorno.

¿Qué sucede entonces?

Que cuando descubres la causa que lo origina todo y un "porqué" razonable a todo lo que ha pasado, pues quieres hacer de juez haciéndole saber a esa persona que tiene un problema y que necesita ponerse en manos de un profesional.

¿Acaso no es eso lo que esa persona debería hacer?

Pues si, es exactamente lo que debería hacer.

¿Entonces porqué es un error decírselo?

Porque no vamos a hablar de lo que debes transmitirle, sino de la forma en la que debes transmitírselo.

El error no es conducir a esa persona hacia alguien que la ayude, sino hacerlo de una forma en la que no se sienta humillado ni juzgado, ni mucho menos culpabilizado por completo de todo lo malo que ha sucedido y del fracaso de la relación.


La forma de comunicar y conducir


Ese es el verdadero error.

Cuando le dices a alguien: "Tienes un problema y necesitas ayuda"; y a eso le sumas la rabia que llevas por dentro, el tiempo que has estado sufriendo por el desconocimiento de lo que ha estado pasando, y el desconcierto de saber qué sucederá con tu relación y qué vas a hacer, esas palabras se convierten en un arma de doble filo.

Es cierto que esa persona necesita ayuda. Y tú puedes ayudarla en muchos aspectos, pero es importante que sepas encaminarlo hacia esa actitud de aceptación del problema y de la ayuda que le puedan proporcionar.

Cuando dices esa frase destructiva, aunque tus intenciones sean buenas, son palabras cargadas con maldad, negatividad y culpabilidad.

Y eso, ¿sabe lo que consiguen?

Que esa persona que recibe esas palabras, se sienta todavía peor de lo que ya está.

Porque aunque te cueste aceptarlo, está mal y se siente mal.

Por su problema y por su impotencia a la hora de solucionarlo.

Ya sea porque no sabe enfrentarse a él o porque no puede.

Entonces, ¿qué te parece si cambiamos la forma en la que nos comunicamos?


¿Qué puedo hacer y qué no debo hacer?



  • No digas palabras como "problema", "transtorno", "problema psicológico", etc.... Son palabras que a día de hoy tienen un mensaje equivocado que se puede llegar a malinterpretar.
  • Ayuda a esa persona sin que perciba que lo estás ayudando. Sutilmente se pueden hacer muchas cosas, sin la necesidad de hacerle saber a esa persona que tiene un problema y que tú vas a ayudarlo. El orgullo de la gente a veces se convierte en un muro infranqueable. Por tanto, evita ese muro.
  • No culpes, no cargues sobre el otro los fracasos que han sucedido....aunque sean verdad que él es el culpable.
  • Es mucho más útil el que le digas a alguien: "Vamos a trabajar juntos para mejorar esta situación" a que le digas: "Tienes un problema y necesitas ayuda para superarlo".

¿Entiendes la diferencia de enfoque? ¿Entiendes la efectividad de unas palabras y la maldad de las otras?

Por tanto, cuida este tipo de errores, sobre todo si tienes una pareja que tiene filofobia o miedo al compromiso y no sabes cómo afrontar dicha situación.

No hay comentarios:
Deja tus comentarios