¿Tienes filofobia o miedo al amor? Mentalízate que tienes un problema

 

Todavía seguimos sin enterarnos que la filofobia o miedo a comprometerse emocional o sentimentalmente con otras personas, es un problema serio que conlleva la responsabilidad de aceptarlo como tal.

Uno de los principales problemas de las personas de hoy en día, es que no aceptan la gravedad de dicho problema.



Diariamente tengo muchas muestras de la indiferencia de las personas ante este tipo de transtornos, y son siempre bajo el mismo patrón.


  • Los que quieren consejos pensando que con una o dos pautas todo quedará arreglado.

No quedará arreglado nada. 

La filofobia o miedo al compromiso es un problema que requiere puesta en práctica, constancia y aceptación.

Si no tienes eso, ¿de qué te sirve el que te de un consejo?

¿Sabes por qué quieres un consejo?

Porque subestimas este problema.

Es como si me dijeras: "Oye, que mañana tengo un juicio por robo, ¿me puedes dar algún consejo para salir bien?"

Nada, tranquilo, yo te doy los consejos necesarios. De hecho es sólo un juicio por robo en el que sólo te podrán caer varios años de cárcel...¿no es tan grave no? 

El consejo, búscate un buen abogado.

Pues con la filofobia sucede lo mismo.

La gente pide consejos, y quieren que se les resuma un proceso importante, en varias frases para que tocando la fórmula mágica, ¡¡bualá.....!! todo funcione y se elimine el problema.

Qué bonito, ¿verdad que si?.

  • Los que creen que el tiempo lo arregla todo.

El tiempo no arreglará una mier** y tú lo sabes.

Pero crees que tú eres especial y tampoco es para tanto este problema, ¿a que si?

Seguro que en unos meses todo será distinto.

Pues no...en unos meses todo será igual o peor.

Si no te mueves, estás empeorando tu situación.


  • Los que tienen la oportunidad y no la aprovechan

Pues muchas personas tienen la oportunidad, y no la aprovechan porque siguen sin saber priorizar.

Yo todavía me pregunto porqué cuando una persona me escribe y me pide ayuda y le ofrezco ayuda (gratuita), no la quiere.

Dos opciones:

- Subestima su problema y el daño que le puede causar

- Subestima mi capacidad para ayudarlo, cosa que tiene su lógica si no me conoce de nada.

Por un lado o por otro, el subestimar y no ver las cosas desde un punto de vista más humilde, lo rompe todo.


  • Los que tratan por todos los medios de asegurarse de que lo que sufren es filofobia o no

Eso ya lo hablamos en un artículo.

La mayoría de las personas que ansían asegurarse de si sufren este tipo de miedos o no, lo hacen para convencerse a si mismas de en qué situación se encuentran.

Es decir, que se preocupan más por el nombre del problema que por el sufrimiento que les causa.

"Le quedan a usted 6 meses de vida"

"¿Pero es cáncer lo que padezco?"

"No se si es cáncer o no, lo que si que se es que le queda poco tiempo"

"Bueno, pero si no es cáncer, me quedo más tranquilo. Necesito saber si es cáncer o es otra cosa"

¿Pero para qué carajos quieres saber lo que te pasa, si estás sufriendo las consecuencias?

Tengo un pedazo de artículo que te ayuda a saber si tienes filofobia o no, y aún así, quieres más evidencias después de que has tenido 9 relaciones y ninguna ha funcionado y siempre has salido huyendo de todas y sufriendo porque tienes miedo e inseguridad emocional.

¿Sabes por qué quieres asegurarte del nombre de lo que padeces y no de qué hacer para sentirte bien?

Porque sigues sin creer en la importancia del problema. Así de simple.


Con esto quiero hacerte hincapié en la necesidad de que te mentalices que la filofobia es un verdadero problema, y tienes que tomarlo como tal.



Que aunque te parezca que eres especial, no lo eres.

Al final, sufrirás igual que lo hace todo el mundo, por lo predecible de este transtorno.

Empezará por síntomas leves, y acabarás como mucha gente termina, con insomnio, ansiedad severa, taquicardias, pérdida de peso, etc...


Y luego verás cómo un problema aparentemente sentimental, se contagia a otras etapas de tu vida (personal, profesional, etc....)

Y eso no tiene ninguna gracia.

Muchas personas han tenido la oportunidad de trabajar su problema en el momento adecuado, y lo han dejado para después.

Al final, vuelven a recular y a darse cuenta de que tenían que haberse esforzado en ese momento y no ahora que el problema ya se ha empeorado.

Acepta lo que te sucede y haz todo lo que esté en tus manos para solucionarlo.

Prioriza de la forma correcta y dale a la filofobia el concepto que se merece para hacer más efectivos tus pasos hacia la libertad emocional libre de miedos.

2 comentarios:
Deja tus comentarios
  1. Es normal que precisamente en el momento que la persona reconoce que tiene un problema y que se decida a resolverlo, ponga un muro entre ella y su pareja, y la aparte?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normalmente esto pasa como cuando uno quiere dejar el juego, acepta que tiene un problema y quiere alejarse de él.

      Es la forma que nos enseñan de superar las cosas, alejándonos de ella.

      ¿Es la mejor forma? No.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar